Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Asumamos la participación ciudadana

leave a comment »

La forma clásica de involucramiento en la vida democrática es el voto, pero es una manera pasiva ya que delega a otros la gestión de las políticas públicas. Para aproximar los gobiernos a sus ciudadanos y controlar cooperativamente la ejecución de planes y presupuestos públicos han sido creados, desde el siglo XX, los espacios de participación ciudadana.

En Colombia, México y en otros países están institucionalizados varios mecanismos, físicos y virtuales, de intervención en la gestión de los gobiernos locales; allí intentan responder a las necesidades identificadas por los ciudadanos. Sin embargo, la frecuencia y cobertura no depende solo de los mecanismos institucionales, sino del papel activo de las personas.

Al igual que en los procesos electorales, no siempre hay asistencia masiva para la toma de decisiones. El desarrollo y la calidad de los gobiernos será fruto de la edificación de un “ethos” público.

Ante los frecuentes anuncios de corrupción, de pérdida de oportunidades y de futuro hipotecado, las personas se manifiestan abiertamente contra los malos políticos y piden medidas ejemplares para castigar a los administradores que abusaron de su confianza, pero: ¿No fueron ésos mismos ciudadanos los que eligieron a las personas acusadas de corrupción?

Es una especie de circulo vicioso. Desde el origen de la República la corrupción y el abuso del erario público se repiten. Ecuador tiene un historial de atentados a los dineros públicos, lo han hecho administradores de derecha e izquierda, nacionales y locales; no parece un hecho que responda a ideologías pero si termina afectado, por igual, a toda la población.

La solución no estaría en la creación de marcos legales, pues Ecuador ha instituido la participación ciudadana en la Constitución Política, la ubica incluso como parte del sistema de comunicación social para llegar a un Estado de Derechos.

Según una definición jurídica:

“La participación ciudadana es una pieza fundamental del sistema democrático que promueve la construcción de una sociedad activa que ayudará a impulsar cualquier aspecto de la vida social, económica, cultural o política”.

Una de las vías a recorrer en la búsqueda de un mejor Estado es lograr un mayor nivel de compromiso, pero no con los mecanismos formales sino desde la vida diaria, desde las relaciones del barrio, la Escuela, del trabajo. En más de una ocasión los vecinos huyen de los comités porque es “mucha responsabilidad” o porque “los demás están acostumbrados a pedir pero no a aportar”; de seguir por este sendero continuará la emigración hacia destinos de mayor consciencia de la vida común.

Que el próximo gobierno local o nacional sea mejor que el actual no es una cuestión de suerte, será el resultado de la disposición a intervenir en la gestión de los recursos públicos a través de una real y efectiva “participación ciudadana”.

Written by abelsuing

julio 16, 2018 a 10:01 am

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: