Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘derechos

La “salud” económica de las empresas de comunicación del Ecuador

leave a comment »

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Las empresas de comunicación atienden la demanda de información de los ciudadanos y, al igual que en otros sectores productivos, buscan beneficios en sus actividades. Las variables del desempeño las empresas son utilidades, tributos, eficiencia productiva e índices financieros, que en conjunto muestran la capacidad para aprovechar las oportunidades del mercado.

Las empresas de comunicación responden a condicionamientos particulares en razón del doble público al que sirven, consumidores y anunciantes, pero también por el valor cultural e ideológico de la información. En los últimos años, a consecuencia de la Ley Orgánica de Comunicación, las empresas informativas del Ecuador debieron comprometer recursos para cumplir con cuotas de contenidos y otras regulaciones que les significaron incrementos en los costos de operación.

A las exigencias culturales se suman las tecnológicas que llevan a los medios nacionales a competir contra ofertas en streaming, de operadores foráneos, que no necesitan de grandes infraestructuras ya que ofrecen sus contenidos a través del cableado de fibra óptica pública colocado por la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, además no contribuyen al fisco en iguales condiciones que las pequeñas empresas, probablemente una radioemisora parroquial paga más impuestos al Estado ecuatoriano que los grandes operadores OTT.

El ejercicio de las libertades de expresión y de prensa es contrario a restringir el ingreso de innovadoras empresas de comunicación, pero si supone que existan condiciones equitativas de competencia, la misma teoría económica y los principios de las políticas nacionales de comunicación abogan por el control de los monopolios.

Mientras ocurren los grandes debates sobre regulación y control, el modelo de las empresas de comunicación cambia, aunque aún no se conoce el espacio que deberán habitar la radio y la televisión de señal abierta.

Los rankigs de las empresas de Ecuador, proporcionados por el SRI y la Superintendencia de Compañías, muestran que entre 2011 y 2017 los ingresos de las 10 principales empresas de telecomunicaciones crecieron en 6% promedio anual, en el mismo periodo los ingresos de las 10 principales empresas de medios de comunicación decrecieron en 12% anual. Iguales tendencias ocurren en el personal empleado.

La supervivencia de las empresas de comunicación está en riesgo. En una analogía con la salud de las personas, los signos vitales de los medios de comunicación señalan la necesidad de tratamientos inmediatos para que continúen siendo la vía hacia la construcción de la opinión pública.

Cite as

Suing, Abel. (2019, July 12). La “salud” económica de las empresas de comunicación del Ecuador. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3333321

Anuncios

Written by abelsuing

julio 12, 2019 at 12:03 am

Alerta, la sinrazón busca imponerse

leave a comment »

Imagen tomada de https://www.planv.com.ec

Imagen tomada de https://www.planv.com.ec

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Hace pocos días el periodista y líder en la defensa de los derechos de la comunicación César Ricaurte fue condenado a prisión por una contravención cuarta clase, estipulada en el artículo 396 del Código Integral Penal vigente en el Ecuador. Ricaurte refiere que el hecho nació del ejercicio de su libertad de expresión, cuando erogó un calificativo al político Jorge Jurado.

Varias personas lamentan lo ocurrido porque la violencia, la intolerancia y la anulación de la razón pueden imperar como mecanismos de resolución de las diferencias.

La labor de periodistas, como Ricaurte, es necesaria para el desarrollo, la paz y la justicia en un país que no avanza, que está endeudado, que ha hipotecado la producción futura de materias primas.

Los hechos que los comunicadores documentan y descubren a la opinión pública dan paso al aparato de justicia. A la fortaleza moral de la sociedad aportan los periodistas, y medios de comunicación que buscan la verdad y están en condiciones de mostrar sus hallazgos.

Una década después de continuos maltratos a los medios de comunicación de propiedad privada, de connivencia entre el gobierno de turno y la empresa de medios públicos, de sanciones dispuestas por una Superintendencia que quedó en deuda con la ciudadanía respecto al empoderamiento y la alfabetización de sus derechos y libertades de información, de relego de la distribución de frecuencias radioeléctricas, de rezagos en la transición hacia la comunicación digital, y un largo etcétera de carencias, de los ecuatorianos, en la sociedad del conocimiento han derivado en gritos ahogados, en desesperación, en la iracunda necesidad de manifestar los sentimientos de las mayorías.

El Ecuador pertenece a 17 millones de habitantes, todos tienen el deber y derecho de expresarse, de escuchar, de comprender, pero también de perdonar para enmendar y continuar. La violencia genera violencia, todos pierden, no hay vencedores, ganan la postración y el dolor.

El periodista Ricaurte ampara muchas causas y promueve la protección de colegas condenados a vivir en las sombras por sus opiniones, él veló porque un derecho humano sea garantizado por el Estado, su labor debe continuar, tal vez ahora le corresponde iniciar otra etapa para ir más allá, para consolidar las libertades en una sociedad que navega en un mar de datos y bulos, que lamentablemente llenan la Internet.

Es de esperar que los supuestos, víctima y victimario, sean capaces de hablarse y reconocer aciertos y virtudes, lo que ellos hagan será la mejor pedagogía para prevenir una catástrofe de insospechadas consecuencias.

Cite as

Suing, Abel. (2019, July 4). Alerta, la sinrazón busca imponerse. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3270854

Written by abelsuing

julio 4, 2019 at 2:59 pm

Nuevas emancipaciones y tolerancia

leave a comment »

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

El logro o avance en el cumplimiento de derechos debería ser motivo de celebración, sin embargo, las sentencias de la Corte Constitucional del Ecuador que aprobaron el matrimonio civil igualitario implican discrepancias, posiciones encontradas y riesgos de enfrentamientos entre ecuatorianos.

Por un lado, organismos internacionales felicitan las decisiones, en tanto “constituyen un avance en la garantía de los derechos de las personas LGBTI y un importante paso en el cumplimiento a las recomendaciones de los mecanismos de derechos humanos internacionales”, pero en otros ámbitos, hay malestar porque se atentan valores y el modelo de familia nuclear.

Los ecuatorianos se aproximan a amplias reflexiones sobre su convivencia, deben reconocer los espacios y condiciones que se merecen como ciudadanos para realizarse en ambientes de paz y en marcos de respeto.

Cada grupo tendrá razones, probablemente fundadas en perspectivas socio económicas, relaciones familiares y motivos religiosos que les lleven a defender sus posiciones y pretender el predominio, pero será necesario llegar a acuerdos para identificar objetivos, temores y necesidades, y sobre esta base ubicar recursos que lleven a cumplir los proyectos de vida de todos, respetándose mutuamente, y en armonía con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La historia del siglo XX tiene muchos ejemplos de emancipaciones, capítulos que muestran que el dialogo y la tolerancia contienen las claves para vivir y progresar en comunidad. La violencia, la negación, la eliminación de aquellos que piensan o actúan diferente a las mayorías supone postración y retrocesos para las sociedades.

El pensamiento único, el absolutismo de cualquier signo implica la anulación del espíritu humano, esta forma de actuar no tiene futuro, en su origen está la semilla de su propia destrucción.

Los progenitores desean lo mejor para sus hijos, buscan su bienestar y que puedan alcanzar la edad adulta para que tomen sus decisiones. Tal vez un camino que les procure felicidad inicia informándoles de la diversidad y de los derechos de las personas para que ellos comprendan a otros.

Cite as

Suing, Abel. (2019, June 21). Nuevas emancipaciones y tolerancia. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3270861

Written by abelsuing

junio 21, 2019 at 12:02 am

Autoestima y participación ciudadana

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/Mz5tTQ

Imagen tomada de https://goo.gl/Mz5tTQ

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

La autoestima es la consideración, la visión que tienen de sí mismas las personas y es generalmente positiva, de acuerdo a la Real Academia Española de la Lengua. Tal como sucede a nivel individual también las comunidades deben conocerse, valorar sus fortalezas y comprender las diferencias para interactuar en sociedad; unos pueblos requieren de otros, necesitan dialogar para complementar sus carencias sobre la base de la comprensión y la empatía. Desde esta perspectiva, una subestimación o sobrestimación puede derivar en la ruptura de la comunicación y en relaciones inequitativas.

Todas las personas poseen cualidades que además de hacerlas diferentes provocan la vinculación con otros. No hay más opción que la convivencia. Lamentablemente ocurren interferencias o anteposición de intereses que alejan a las personas y a los pueblos, pero cuando existe una justa apreciación de las capacidades, las dificultades son evitadas.

La autoestima se construye a diario. Así como los ciudadanos deben educarse y cumplir con preceptos para conocer y defender sus identidades, las naciones proponen sistemas y servicios públicos en educación, seguridad y más para cultivar sus identidades y autoestima, fruto de ello hay referentes, buenas prácticas, personajes y fechas de conmemoración. Pero, ¿Qué ocurre cuando hay una mínima autoestima ciudadana?

La desvalorización del patrimonio, la dependencia, las desiguales relaciones comerciales, la ausencia de una cultura política, la corrupción, la imitación e instituciones inestables serían, en parte, consecuencia de una baja autoestima ciudadana. Quienes habitan en países en vías de desarrollo están expuestos a continuos mensajes y conceptos de infravaloración, de dependencia y tal vez mendicantes que llevan a escenarios de inestabilidad o de fatalidad al concluir que no será posible cambiar las condiciones estructurales.

Como en la metáfora de las personas, las naciones pueden y deben partir de su aceptación y de la constante recordación de sus valores y cualidades, no hay naciones buenas y malas por causas naturales, su conformación es consecuencia de los acuerdos y trabajos de sus habitantes, recordar esto es una tarea en la que pueden hacer mucho los medios de comunicación. Por otro lado, la autoestima parte de potenciar los valores que poseen las personas y los pueblos. Hay un aforismo popular aplicable: Hacer la mejor cesta con los mimbres que se tiene.

Sentadas las bases de la autoestima se podrían cuidar los frutos alcanzados a consecuencia de la decidida participación ciudadana en la gestión de los bienes y servicios públicos, de lo contrario ¿Cómo defender lo que no se aprecia? Probablemente la débil participación ciudadana y control social estén explicados en la necesidad de edificar una sólida autoestima nacional. En Ecuador no falta la arquitectura jurídica para la participación ciudadana, pero ocurre que no se ejecuta.

La participación democrática “se sustenta en principios y valores como la responsabilidad, el respeto, la tolerancia y el ejercicio de la libertad e involucra aspectos emocionales de la conducta ciudadana”, es decir, la autoestima y la participación serían las dos caras de una moneda. En paralelo a los sistemas jurídicos y legislativos deberían ir los sistemas educativos porque son los andariveles que permiten a los ciudadanos avanzar hacia mejores niveles de paz y desarrollo.

Written by abelsuing

marzo 5, 2019 at 3:28 pm

Los derechos humanos son el punto de convergencia de las ideologías

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/srjAAk

Imagen tomada de https://goo.gl/srjAAk

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

Las ópticas para solucionar problemas son diferentes, como diferentes son las personas. En ocasiones, deben transcurrir varios periodos de gobiernos hasta encontrar acuerdos que permitan implementar políticas o regulaciones para atender a las comunidades. La capacidad humana para el disenso predomina sobre la cesión de posiciones y el logro de compromisos, así encontrar soluciones puede durar años, tiempo que implica costos y malestar para las partes.

La administración de los Estados está impregnada de ideologías, que desde la Revolución Francesa se dividen en propuestas conservadoras o de derecha, y progresistas o de izquierda. Estas visiones derivaron en enfrentamientos a escala global y en años de distanciamiento entre bloques de países, con el consecuente retraso y perjuicio para los ciudadanos.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos como un instrumento que propugna las condiciones mínimas de libertad y justicia que son inherentes a cada hombre y mujer. Los derechos humanos son “el reconocimiento de la dignidad inalienable de los seres humanos”. Este documento magistral, que marca la vida de las naciones desde 1948, es fruto del beneplácito de todos los pueblos del mundo, es la demostración de que las ideologías si tienen un punto de encuentro.

Vale recordar este antecedente para señalar a los líderes que la mejor gestión u oferta que hagan debe estar acorde a la Declaración de los Derechos Humanos. El político español Julio Anguita, identificado con el Partido Comunista, manifiesta que no será posible conciliar decisiones de mercado o protección a los trabajadores si priman las ideologías, porque unas irán a la protección del capital y otras buscarán la redistribución de la riqueza, pero si es posible involucrar los Derechos Humanos en los programas de los partidos, con lo cual se parte de un acuerdo que derivará a alcanzar objetivos de desarrollo humano, desde diferentes veredas.

Reconocer que hay puntos de encuentro es lo que falta en la política latinoamericana, en la política ecuatoriana y local. La continua refundación de iniciativas, la constate desinstitucionalización de los órganos de gobierno lleva a mínimos niveles de progreso.

Debería volverse la mirada a la mayor carta de navegación de la política y de desarrollo humano sustentable que fue escrita hace 70 años. Los políticos que logren traducir los mandatos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos a planes operativos para la gestión pública de sus ciudades y países tienen garantizado un sitio importante en la vida de sus conciudadanos, se les agradecerá hacer realidad la convergencia de las ideologías.

Written by abelsuing

octubre 2, 2018 at 4:55 pm

¿Recibimos un periodismo democrático?

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/FfKmuC

Imagen tomada de https://goo.gl/FfKmuC

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Frente a algunos hechos de corrupción, violencia o tráfico ilegal que contaron con un comportamiento cuestionable y cómplice de las autoridades de control, queda espacio para indagar cómo es transmitida la información. La sociedad ecuatoriana no sale del asombro al conocer, día a día, las sutiles formas de evadir la ley, pero también sorprende que los ciudadanos no reciban el fruto de procesos continuos y bien documentados del trabajo periodístico.

Es ya una premisa generalmente aceptada que la calidad de la democracia está en función, entre otras variables, de las libertades de expresión y de prensa, éstas cumplen roles fundamentales en la construcción de las naciones porque alimentan a la opinión pública, facilitan acuerdos y ayudan a determinar prioridades en las agendas políticas, pero ¿Qué ocurre cuando no hay un flujo transparente de información a través de los medios de comunicación?

El resultado es el deterioro de la calidad de vida. Una inequitativa distribución de los recursos y fundamentalmente una depreciación de la función esencial del periodismo que, aunque parezca una utopía, es la búsqueda de la verdad. Desde esta perspectiva no hay un ejercicio amplio del periodismo democrático, aquel que en atención a las normas profesionales y deontológicas contribuye a una exposición serena, razonada y bien fundamentada de los hechos, en donde a además de indagar en fuentes verificables procura servir a la sociedad.

Sin embargo, y más allá de una visión idealista, hay condiciones que llevan a limitar el ejercicio periodístico, entre ellas los atentados, la precariedad económica y ciertas normas que devienen en persecuciones. Por otro lado, están las tecnologías de la información que permiten la relación a través de las redes sociales, con ellas los usuarios reportar con inmediatez los acontecimientos, aunque también configuran las “fake news”, relejando la verdad a la cantidad de repeticiones que un comentario reciba en Twitter o Facebook, aunque no tenga sólidas bases.

El futuro del periodismo estaría en recuperar un papel acorde a sus fundamentos, un periodismo que se defina, sin ser un pleonasmo, como democrático. Si hasta hace poco el debate fue evitar que la farándula y el sensacionalismo llenen los espacios de noticias, el reto ahora será ocupar las páginas y pantallas con hechos verificados, con historias que den más cabida a los protagonistas desde sus propias vivencias, para construir sociedades pluralistas, tolerantes y mejor informadas.

Written by abelsuing

septiembre 11, 2018 at 8:31 am