Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘participación

Autoestima y participación ciudadana

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/Mz5tTQ

Imagen tomada de https://goo.gl/Mz5tTQ

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

La autoestima es la consideración, la visión que tienen de sí mismas las personas y es generalmente positiva, de acuerdo a la Real Academia Española de la Lengua. Tal como sucede a nivel individual también las comunidades deben conocerse, valorar sus fortalezas y comprender las diferencias para interactuar en sociedad; unos pueblos requieren de otros, necesitan dialogar para complementar sus carencias sobre la base de la comprensión y la empatía. Desde esta perspectiva, una subestimación o sobrestimación puede derivar en la ruptura de la comunicación y en relaciones inequitativas.

Todas las personas poseen cualidades que además de hacerlas diferentes provocan la vinculación con otros. No hay más opción que la convivencia. Lamentablemente ocurren interferencias o anteposición de intereses que alejan a las personas y a los pueblos, pero cuando existe una justa apreciación de las capacidades, las dificultades son evitadas.

La autoestima se construye a diario. Así como los ciudadanos deben educarse y cumplir con preceptos para conocer y defender sus identidades, las naciones proponen sistemas y servicios públicos en educación, seguridad y más para cultivar sus identidades y autoestima, fruto de ello hay referentes, buenas prácticas, personajes y fechas de conmemoración. Pero, ¿Qué ocurre cuando hay una mínima autoestima ciudadana?

La desvalorización del patrimonio, la dependencia, las desiguales relaciones comerciales, la ausencia de una cultura política, la corrupción, la imitación e instituciones inestables serían, en parte, consecuencia de una baja autoestima ciudadana. Quienes habitan en países en vías de desarrollo están expuestos a continuos mensajes y conceptos de infravaloración, de dependencia y tal vez mendicantes que llevan a escenarios de inestabilidad o de fatalidad al concluir que no será posible cambiar las condiciones estructurales.

Como en la metáfora de las personas, las naciones pueden y deben partir de su aceptación y de la constante recordación de sus valores y cualidades, no hay naciones buenas y malas por causas naturales, su conformación es consecuencia de los acuerdos y trabajos de sus habitantes, recordar esto es una tarea en la que pueden hacer mucho los medios de comunicación. Por otro lado, la autoestima parte de potenciar los valores que poseen las personas y los pueblos. Hay un aforismo popular aplicable: Hacer la mejor cesta con los mimbres que se tiene.

Sentadas las bases de la autoestima se podrían cuidar los frutos alcanzados a consecuencia de la decidida participación ciudadana en la gestión de los bienes y servicios públicos, de lo contrario ¿Cómo defender lo que no se aprecia? Probablemente la débil participación ciudadana y control social estén explicados en la necesidad de edificar una sólida autoestima nacional. En Ecuador no falta la arquitectura jurídica para la participación ciudadana, pero ocurre que no se ejecuta.

La participación democrática “se sustenta en principios y valores como la responsabilidad, el respeto, la tolerancia y el ejercicio de la libertad e involucra aspectos emocionales de la conducta ciudadana”, es decir, la autoestima y la participación serían las dos caras de una moneda. En paralelo a los sistemas jurídicos y legislativos deberían ir los sistemas educativos porque son los andariveles que permiten a los ciudadanos avanzar hacia mejores niveles de paz y desarrollo.

Written by abelsuing

marzo 5, 2019 at 3:28 pm

Del pedido “Que se vayan todos” a “Que se involucren todos”

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/r8etSw

Imagen tomada de https://goo.gl/r8etSw

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

El inicio de la campaña electoral, las consecuencias de las medidas económicas y los continuos informes de corrupción están en la agenda de los medios de comunicación del Ecuador, al inicio de 2019. Estos problemas provocan malestar en los ciudadanos, al punto de exigir que cambien todas las autoridades de elección democrática.

Parece que las mismas demandas del 20 de abril de 2005 siguen vigentes. Entonces, la población motivó el desplazamiento de un gobierno y dio paso a la administración liderada por el Dr. Alfredo Palacio, con la ilusión de haber animado prácticas supeditadas a la ética y al desarrollo económico.

Pero, han pasado varios presidentes, ministros y funcionarios que no han logrado cambiar la equivocada forma de hacer política, que privilegia el interés individual sobre el de grupo. Hoy en Ecuador, parece que llegar a un cargo de representación popular equivale a una “patente de corso” para aprovechar los bienes públicos en beneficio particular.

Sin embargo, y pese a la razón que asiste a los ciudadanos que reclaman, la solución no estaría en pedir a otros aquello que cada persona no está dispuesta a brindar. Probablemente la corrupción, el narcotráfico y la crisis del sistema de justicia conducen, a los ciudadanos, a pensar que es casi imposible alterar el status quo de la administración pública, pero ésta visión fatalista condena a los ecuatorianos a una marginalidad permanente.

El sistema de organización política que prima en los países americanos corresponde a democracias representativas, los ciudadanos ejercen el poder a través de sus elegidos, pero ocurre un divorcio entre el pueblo y sus gobernantes. Por ello, la tesis de cambiar a todos los políticos no sería un camino efectivo, sino cuenta con la participación de todos.

Además de los problemas recurrentes, en cuya base están la ausencia de valores, también falta un proyecto integrador de largo plazo. Por ello, la tesis más cercana a una renovación efectiva, en la conducción correcta de una nación, debería ser aquella que defienda la integración de los ciudadanos. Mientras cada hombre y mujer no comprometan su talento en el servicio público a los demás, no será posible modificar un estilo de hacer política y una forma de administrar que cada año endeuda y deteriora al Ecuador.

El pedido de “Que se involucren todos” implica una pregunta ¿Cuánto está Ud. dispuesto a dar, de su tiempo y comodidades, para lograr una mejor ciudad, un mejor país? La solución a la crisis no está solo en manos de los políticos, está también en el aporte de cada persona y familia para caminar, desde el tercer al primer mundo.

Written by abelsuing

enero 17, 2019 at 12:21 am

Asumamos la participación ciudadana

leave a comment »

La forma clásica de involucramiento en la vida democrática es el voto, pero es una manera pasiva ya que delega a otros la gestión de las políticas públicas. Para aproximar los gobiernos a sus ciudadanos y controlar cooperativamente la ejecución de planes y presupuestos públicos han sido creados, desde el siglo XX, los espacios de participación ciudadana.

En Colombia, México y en otros países están institucionalizados varios mecanismos, físicos y virtuales, de intervención en la gestión de los gobiernos locales; allí intentan responder a las necesidades identificadas por los ciudadanos. Sin embargo, la frecuencia y cobertura no depende solo de los mecanismos institucionales, sino del papel activo de las personas.

Al igual que en los procesos electorales, no siempre hay asistencia masiva para la toma de decisiones. El desarrollo y la calidad de los gobiernos será fruto de la edificación de un “ethos” público.

Ante los frecuentes anuncios de corrupción, de pérdida de oportunidades y de futuro hipotecado, las personas se manifiestan abiertamente contra los malos políticos y piden medidas ejemplares para castigar a los administradores que abusaron de su confianza, pero: ¿No fueron ésos mismos ciudadanos los que eligieron a las personas acusadas de corrupción?

Es una especie de circulo vicioso. Desde el origen de la República la corrupción y el abuso del erario público se repiten. Ecuador tiene un historial de atentados a los dineros públicos, lo han hecho administradores de derecha e izquierda, nacionales y locales; no parece un hecho que responda a ideologías pero si termina afectado, por igual, a toda la población.

La solución no estaría en la creación de marcos legales, pues Ecuador ha instituido la participación ciudadana en la Constitución Política, la ubica incluso como parte del sistema de comunicación social para llegar a un Estado de Derechos.

Según una definición jurídica:

“La participación ciudadana es una pieza fundamental del sistema democrático que promueve la construcción de una sociedad activa que ayudará a impulsar cualquier aspecto de la vida social, económica, cultural o política”.

Una de las vías a recorrer en la búsqueda de un mejor Estado es lograr un mayor nivel de compromiso, pero no con los mecanismos formales sino desde la vida diaria, desde las relaciones del barrio, la Escuela, del trabajo. En más de una ocasión los vecinos huyen de los comités porque es “mucha responsabilidad” o porque “los demás están acostumbrados a pedir pero no a aportar”; de seguir por este sendero continuará la emigración hacia destinos de mayor consciencia de la vida común.

Que el próximo gobierno local o nacional sea mejor que el actual no es una cuestión de suerte, será el resultado de la disposición a intervenir en la gestión de los recursos públicos a través de una real y efectiva “participación ciudadana”.

Written by abelsuing

julio 16, 2018 at 10:01 am

Rendición de cuentas y campos de investigación

leave a comment »

En Ecuador, durante las últimas semanas, instituciones y universidades han convocado audiencias de «Rendición de cuentas» para que la ciudadanía conozca y dialogue sobre los fines y metas alcanzadas en la gestión de los funcionarios de cara al servicio público del Estado.

La rendición de cuentas es un mecanismo de transparencia instituido en la  Constitución ecuatoriana e instrumentado a través del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social para garantizar a los mandantes el acceso a la información, facilitar el ejercicio del derecho a control social, vigilar el cumplimiento de las políticas públicas; y, evitar la corrupción y el mal gobierno.

El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social señala que la rendición de cuentas «permite generar una relación de doble vía entre las instituciones del Estado y la ciudadanía» para conocer si la gestión pública cumple con los requerimientos, necesidades y expectativas de la sociedad a la que se debe, pero además promueve que la información esté sea precisa, suficiente y con lenguaje asequible.

La misma Ley de Orgánica de Participación Ciudadana y Control Social manda que los ciudadanos «podrán solicitar una vez al año la rendición de cuentas a las instituciones públicas o privadas que presten servicios públicos, manejen recursos públicos o desarrollen actividades de interés público, así como a los medios de comunicación social».

Esta innovadora instancia va siendo asimilada en las instituciones e integrándose al ejercicio ciudadano de dialogar con los funcionarios para escuchar y hacerse escuchar, falta mucho por potenciar pero los primeros pasos han permitido valorar lo actuado y más que resúmenes e indicadores es evidente que el fin último es el desarrollo de las personas.

Hay material para el análisis y desde el campo de las ciencias de la comunicación surge un campo de investigación al buscar las relaciones entre políticas públicas, medios y acceso a la información.

Written by abelsuing

marzo 28, 2014 at 3:57 pm

Convocatoria de colaboraciones – Redes.Com 9

leave a comment »

Captura de pantalla 2013-08-07 a la(s) 11.23.53

CALL FOR PAPERS: REVISTA REDES.COM N.9

Coordinadora Monográfico

Dra. Daniela FAVARO GARROSSINI

Universidad de Brasilia

 

CIUDADES DIGITALES

 

Las tecnologías de la información y comunicación definen en nuestro tiempo nuevas condiciones de sociabilidad de la ciudadanía. Las herramientas y posibilidades insuficientemente exploradas de gobernabilidad, potenciación y desarrollo cultural y socioeconómico descentralizado, así como las estrategias alternativas de construcción solidaria de una nueva producción de espacio público local proyectan, en este sentido, nuevos modelos de urbanidad. La constatación de esta idea apunta la pertinencia y necesidad de repensar lo urbano como un problema fundamentalmente de comunicación y cultura. Pensar hoy el desarrollo y gobernanza local, considerando la función mediadora de las nuevas tecnologías en la planeación de ciudades creativas, significa, en coherencia, pasar del plano físico al universo simbólico como eje de referencia en las políticas públicas de modernización del territorio.

 

La ciudad, como sistema de comunicación, debe ser concebida como constitutivamente un espacio de aprendizaje. Hoy más que nunca, con la emergencia y socialización del ciberespacio, su geografía y lógica de organización se nos muestra variable e inextricable, como un bosque interminable de variantes, arbustos y espacios de vida natural y ecosistémicamente tramado por la densidad de vínculos y redes sociales. Lo local siempre ha sido un espacio diversificado, multicultural, un espacio objeto de continua reinvención de la identidad, pero hoy las nuevas tecnologías han acentuado estas propiedades, sometiendo al gobierno local a una transformación y reposicionamiento sin precedentes desde la constitución del Estado moderno.

 

La cuestión es pensar qué posibilidad de construcción de autonomía y proyección permiten los procesos de innovación tecnológica urbanos. Específicamente, qué objetivos y modelos de urbanidad son de interés público y cómo se están materializando los modelos de desarrollo de las llamadas Ciudades Digitales. Pues tal cuestionamiento da cuenta de la necesidad y pertinencia de una reflexión sobre el sentido final que justifica los modelos modernizadores de ciudad y, por ende, de las formas de ciudadanía que mediatizan las TICs, aspectos que, habitualmente, quedan al margen de la metodología y praxis del marketing urbano. Los planes generales de reordenación urbana, como mucho, testan las formas de privatización del espacio público, basadas en una férrea división del trabajo entre quienes diseñan y proyectan los nuevos imaginarios urbanos y el conjunto de la ciudadanía, convertida en figurante y consumidor del espectáculo creativo de la nueva marca-ciudad.

El reto de producción de la diversidad cultural, implícito en la Agenda 21 de la Cultura, constituye hoy un eje central en el ámbito de las políticas de desarrollo de las ciudades, por ser el ámbito de proximidad el que permite cumplir este principio de reconocimiento de la diferencia. Ahora bien, aún reconociendo el papel estratégico que pueden desempeñar  los municipios en esta labor, tal política pública plantea retos de articulación intergubernamentales, político-administrativos y socioculturales innovadores y problemáticos que requieren nuevas perspectivas y enfoques de investigación. La conexión entre los aspectos culturales y comunicativos, los tecnológicos y económicos, y los político-informativos apunta, en esa línea, la pertinencia de una comprensión global de la interrelación existente entre los diferentes niveles de acción y pertinencia, a efectos del análisis, adecuada al campo de las transformaciones socioculturales que estamos experimentando. Desde este punto de vista, hablar de creatividad, de cuencas de cooperación, de clusters de comunicación y cultura en políticas locales, remite a una mirada transversal sobre las complejas interconexiones de espacios en los territorios y nuevas formas de cultura urbana de la modernidad líquida.

 

La convocatoria del presente número monográfico de REDES.COM (9) procura a este respecto aportar nuevos conocimientos sobre los factores y elementos de innovación que contribuyen hoy a la planificación de la comunicación para el desarrollo local con las nuevas tecnologías, como información empírica sobre las lógicas democratizadoras de la sociedad de la información en el ámbito local, a fin de tratar de explicar las condiciones formales que procuran o por el contrario limitan los procesos de autonomía y apropiación social de la cultura digital en la promoción comunitaria y el desarrollo endógeno urbano de las reconocidas como ciudades digitales o creativas. Y ello procurando aportar nuevo conocimiento científico en un campo novedoso y en la frontera del saber de las ciencias sociales y las humanidades al ocuparse de un objeto material de estudio que, por principio, a decir de Peter Burke, exige de la investigación social una mayor atención a las fronteras y espacios de creatividad de las comunidades y pequeños grupos, analizando sus estrategias de innovación y adaptación creativa, en el límite de las complejas relaciones entre sociedad y cultura, estructura y cambio social, agenciamiento y determinación histórica, infraestructura material y trabajo autónomo y creativo.

 

Con ese objetivo, hacemos un llamamiento a la comunidad académica para aportar textos inéditos que indaguen de manera crítica y rigurosa en la relación Cultura Urbana, Territorio y Nuevas Tecnologías de la Información, a partir de las siguientes líneas de trabajo  y de algunas preguntas de investigación, a modo de sugerencia para los autores:

 

–          Ciudades Digitales y Participación Ciudadana.

–          Cultura Urbana e Industrias Creativas.

–          Políticas Locales de Comunicación y Cultura y Nuevas Tecnologías de la Información.

–          Gestión Local de la Información y Formación de Agentes Culturales.

–          Innovación Tecnológica y Desarrollo Local.

–          Economía de la Comunicación y Cultura Local.

–          Diseño y desarrollo de programas y servicios creativos.

–          Subculturas juveniles y regeneración urbana.

–          Derecho a la Ciudad y Políticas de Modernización del Territorio.

–          Ciudadanía y Movimientos Sociales

–          Movilidad Urbana y Nuevas Tecnologías de la Información.

–          Economía Social de la Comunicación y Desarrollo Urbano.

–          TICs y Culturas Emergentes en la Ciudad.

–          Teoría Urbana y Cibercultura.

–          Patrimonio inmaterial y Cultura Digital.

 

 

En definitiva, la comunidad académica está invitada a participar del número 9 de REDES.COM para abordar cuestiones centrales del interfaz Cultura Urbana/Territorio/Nuevas Tecnologías de la Información para pensar, ¿ qué sociedades y formas de agrupamiento local emergen de las redes telemáticas y desterritorializadas de información y comunicación ?. ¿ Qué modelos de sostenibilidad y desarrollo endógeno promueven las complejas dinámicas de intermediación del proyecto gubernamental de ciudades creativas ?.   ¿ Cómo son las formas y dinámicas de apropiación y uso social de las nuevas tecnologías que tienen lugar en los municipios que han planificado el uso público de estos recursos en el desarrollo local ?. ¿ Qué inflexiones y cambios se están produciendo en las ciudades, y diversas regiones geopolíticas, desde el punto de vista de la cultura urbana y la apropiación de los ecosistemas digitales ?. ¿ Qué desafíos y límites políticos y culturales plantean las TICs en el contexto de los planes de desarrollo municipal ?. ¿ Qué metodologías y criterios de evaluación son pertinentes para integrar los procesos de transformación cultural de las poblaciones locales ?.¿ Las políticas públicas en materia de Sociedad de la Información progresan en la dirección que apuntan los objetivos de democratización de la cultura digital ?. ¿ Cómo es definida y practicada realmente la ciberdemocracia ?. ¿ Las ciudades creativas están implementando metodologías y estrategias de evaluación adecuadas a la nueva cultura urbana y el ecosistema informativo ?. ¿ Qué indicadores y modelos de referencia en la evaluación son idóneos para producir la mudanza sistémica de las ecologías de vida ?.

 

En otras palabras, qué indicadores, variables y tipos de procesos hoy inciden en la apertura de dinámicas de desenvolvimiento local en las ciudades creativas, cómo tienen lugar estas dinámicas y qué factores inciden de forma determinante en la mayor o menor efectividad de estas políticas son cuestiones, a nuestro entender, prioritarias en la política científica contemporánea para entender el impacto y alcance de la nueva semiosfera de la cultura urbana.

CONVOCATORIA

Recordamos que Redes.com también mantiene abierta durante este periodo la convocatoria para la recepción de originales de cara a su publicación en la sección “Estudios”. Esta sección recoge informes de investigación, tesis, ensayos, experiencias y proyectos de investigación aplicada sobre todo tipo de temas relacionados con la comunicación desde una perspectiva de cambio social.

 

Fecha de publicación de la convocatoria: 25 de Julio de 2013

Fecha de cierre de la convocatoria: 1 de Diciembre de 2013

Recepción de originales y normas: http://revista-redes.com/index.php/revista-redes/about/submissions

Written by abelsuing

agosto 7, 2013 at 11:31 am

Comunicación, ciudad y política en Loja

leave a comment »

El desarrollo de las redes de comunicación digital y móvil así como el fomento de las relaciones productivas en la sociedad del conocimiento han motivado un perfil de ciudadano interconectado e interdependiente que actúa a través de la Web y las redes sociales.

Las personas se comunican, intercambian opiniones y toman posiciones políticas en las redes.  Ya conocemos de varios hechos en los que la presión social originada en twitter llevó a que se revisen procesos o se cambien decisiones.  Recordemos el proceso de escrutinios en la última consulta popular de Ecuador.

A nivel local el colectivo de usuarios de redes sociales reflexiona cada vez más sobre lo que ocurre en la urbe y aunque es incipiente su irrupción en la escena política no son menos importantes los espacios que genera para un auténtico diálogo respecto a la ciudad y la búsqueda de alternativas que mejoren la convivencia.

La aparente despreocupación e impersonalidad de los “nativos digitales” cambia cuando hay canales de comunicación establecidos para el diálogo. La nueva ágora se construye en Internet. El propósito es encontrar espacios de proximidad, ambientes en los cuales puedan identificarse.

Contar con sitios públicos para conectarse a Internet de manera gratuita, como  ocurre en ciertos parques, es un mecanismo que fomenta la comunicación y ayuda a acercarnos a las nuevas modalidades de gestión pública pero parece que necesitamos crear protocolos para que el diálogo ciudadano pasé de las redes sociales a la acción y el compromiso.

Así como el surgimiento de los medios de comunicación de masas en el siglo XX exigió establecer políticas para garantizar el acceso ciudadano, el fenómeno emergente de la comunicación digital necesita de estructuras que viabilicen la participación de grandes volúmenes de personas.

Desde lo técnico a los contenidos conforma el espectro de comunicación que tiene el potencial de dinamizar las relaciones en la ciudades digitales 2.0  Esta oportunidad no solo está presente en las mega urbes, Loja también cuenta una oportunidad para edificar, para estar más conectada y ser participativa.  Podemos dejar de lado ciertas decisiones pero tal vez solo aplacemos crear un espacio que demandarán nuestros hijos.

Written by abelsuing

junio 1, 2012 at 12:42 am