Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘educación

La formación para enfrentar las consecuencias de los terremotos debe continuar

leave a comment »

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Han pasado tres años del sismo que afectó la costa norte de Ecuador en 2016. La zona del desastre aún se reconstruye, muchas familias recuerdan sus perdidas y la comunidad procura mejorar sus prácticas de convivencia para menguar impactos en el futuro.

Los desastres provocados por causas naturales, en su mayoría, son imprevisibles. Pueden identificarse tendencias o anticipar riesgos debido a factores ambientales, pero es imposible pronosticar cuándo y dónde ocurrirá el próximo terremoto. Lo viable es formar a los ciudadanos para mejorar las técnicas de construcción o potenciar las redes de comunicación, también pueden expedirse políticas para asentamientos urbanos en lugares poco vulnerables, así como entrenar a los proveedores de servicios de salud en protocolos de emergencia, es decir, trabajar para disminuir los potenciales daños luego de desastres.

En los últimos meses, varios sitios del Ecuador han sido epicentros de temblores, no mayores y con consecuencias de bajo impacto, que a más de una alarma transitoria no provocan cambios sostenidos en la vida cotidiana, parece que a los ecuatorianos les cuesta asumir que viven en una zona de alta vulnerabilidad a los sismos.

La educación sobre cómo actuar en momentos de crisis es un factor medular para enfrentar las consecuencias de terremotos. Los simulacros y campañas de información son parte de los procesos que realizan las instituciones públicas y la Secretaria Nacional de Gestión de Riesgos para sensibilizar a la población, pero falta promover, de forma constante, cómo actuar y qué hacer durante y después de una catástrofe provocada por causas naturales, para esto se requiere el apoyo de personas e instituciones privadas y comunitarias, ya que un siniestro natural afecta a todos.

Un país que lidera la educación pública en prevención y mitigación de los efectos de los terremotos es Japón. En cada hogar, barrio o centro educativo podrían replicarse las lecciones aprendidas por los japoneses. Un breve test para determinar el nivel de concienciación sobre los terremotos propondría cuestiones como: ¿Su vivienda está reforzada? ¿Los cristales de su vivienda poseen una película o film para que si se rompen no salgan despedidos por el lugar? ¿Los miembros de su familia conocen cómo encontrarse o ponerse en contacto en caso de que ocurra un desastre y saben dónde están los refugios para tales casos? ¿Sabe Ud. qué hacer si ocurre un terremoto mientas está conduciendo un vehículo?

Como éstas, hay otras preguntas que hacen evidente la necesidad de formación y prevención. El mejor momento para conocer es ahora. Las instituciones y políticas públicas ayudarán, pero es imprescindible que cada hogar contribuya con la información y las labores que le competen.

Anuncios

Written by abelsuing

abril 22, 2019 at 6:00 pm

La historia como metodología para aprender

leave a comment »

 

Imagen tomada de https://goo.gl/JCakJd

Imagen tomada de https://goo.gl/JCakJd

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

El proceso de enseñanza – aprendizaje de algunas asignaturas está apoyado en textos e investigaciones elaborados fuera del país, y por lo tanto aluden a ejemplos y casos de estudio que responden a realidades diferentes a las nuestras. Los conceptos y las teorías son universales, pero con frecuencia deben elaborarse procesos de aproximación a los referentes del entorno. El marco educativo tradicional parte de un conjunto de premisas, materiales y recursos a través de los cuales procura lograr cambios y formar competencias.

Cada día ocurren cambios que demandan nuevas pedagogías para lograr la educación. El modelo de escuela convencional, entendido como institución y organización social no es el único posible ya que desde otras inquietudes y perspectivas pedagógicas han existido patrones y experiencias alternativas que han mostrado una mirada innovadora sobre el sentido de la educación (Ramos & Pericacho, 2015).

Una propuesta alternativa, para la enseñanza de contenidos que no han sido sistematizados son las historias. Existen antecedentes de esta práctica que señalan ventajas en tanto promueve la participación ciudadana y desarrolla el pensamiento histórico y crítico de los estudiantes (Gálvez & Blanch, 2016), para asegurar el éxito deben promoverse actividades que permitan interactuar, debatir, trabajar y analizar documentos y fuentes de información.

Hay distintas formas de emplear la historia en la enseñanza, una es el uso didáctico de narraciones. Los relatos tienen la capacidad de transmitir valores, una referencia próxima está en la Biblia, enseña el mensaje de Jesús a través de parábolas. La historia puede ser una buena técnica para aprender, pero necesita del uso combinado de otros recursos para lograr una integración más amplia, holística y efectiva (Acevedo-Díaz, García-Carmona & Aragón, 2017).

“Las historias cortas son una secuencia narrada de eventos, episodios y emociones conectadas” (Lanuza, Trujillo & Merlo, 2017). Ésta como otras renovaciones requiere armar un andamiaje y enriquecer sus metodologías, para que impulse un amplio abanico de nuevos conocimientos (Ramos & Pericacho, 2015).

El aprendizaje a través de historias demanda que los estudiantes conozcan de la técnica periodística de la entrevista, además el aprendizaje a través de fuentes de información adicionales, como testimonios orales, memorias y autobiografías puede revelar enfoques originales respecto a los motivos y las justificaciones de aquellas personas que han estado involucradas en hechos trascendentes (Watkiss, 2016).

Sobre la base de lo señalado, se estima que hay una oportunidad para aprender a través de “descubrir” la historia local que es pertinente y está al alcance de todos. Cada día hay nuevas perspectivas que ayudan a formar estudiantes críticos que, desde su realidad e identidad, establezcan puentes con otras culturas.

Bibliografía

  • Acevedo-Díaz, J.; García-Carmona, A. & Aragón, M. (2017). Historia de la ciencia para ensenar naturaleza de la ciencia: una estrategia para la formación inicial del profesorado de ciencia. Educación Química, 28, 140-146
  • Gálvez, Villalón & Blanch, Pagès. (2016). La práctica de la enseñanza de la historia con base en los propósitos para enseñar: el caso de mariana. Educação em Revista32(3), 349-371. https://dx.doi.org/10.1590/0102-4698150408
  • Lanuza, G.; Trujillo, E. & Merlo, C. (2017) La efectividad de las historias cortas como estrategia para enseñar comprensión lectora. Artículo de Discusión. FAREM-Estelí, Estelí, Nicaragua.
  • Ramos, S. & Pericacho, F. (2015). Una propuesta de innovación docente para enseñar historia de la renovación pedagógica en la universidad. Educació i Història: Revista d’Història de l’Educació. 26, 65-88
  • Watkiss, R. (2016). “¿Crimen? No, no fue realmente un crimen”: Utilizar historia oral y las memorias para enseñar historia del crimen, Revista Historia y Justicia. 6, 274-294

Written by abelsuing

marzo 18, 2019 at 12:44 am

Apuntes sobre la escritura en el periodismo andino

leave a comment »

Written by abelsuing

febrero 18, 2019 at 8:31 pm

20 años de la Carrera de Comunicación de la #UTPL, desde Loja al mundo

leave a comment »

1

Por Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Gracias a la visión de los Misioneros y Misioneras Identes, a los ideales de un grupo de profesores jóvenes y a las propuestas creativas de los profesionales del CITTES VIA Comunicaciones, la formación de comunicadores sociales, con la visión del humanismo cristiano, arrancó, en las modalidades presencial y a distancia de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) en 1999.

Las raíces del proyecto están, por lo menos, en dos ámbitos. Por un lado, los valores que inspira el P. Fernando Rielo, fundador del Instituto Id de Cristo Redentor, en la educación de profesionales comprometidos con la búsqueda de la verdad, ideal necesario en todos los campos, pero imprescindible en la comunicación de masas. Y, por otro lado, un conjunto de experiencias locales: La mínima oferta académica en periodismo o comunicación en el sur del Ecuador, los talleres de periodismo juvenil, el crecimiento de los medios de comunicación local y los cursos itinerantes de CIESPAL.

Los planes de estudio de la Carrera de Comunicación acogen lo mejor de las prácticas internacionales y el pensamiento comunicacional de Latinoamérica. Los ejes de formación son la educomunicación y la comunicación para el desarrollo.

Un elemento destacado, en la trayectoria de la Escuela de Comunicación de la UTPL, es la acreditación internacional que posee, desde hace nueve años. La calidad de los estudios es similar a la de otras instituciones del continente. El Consejo Latinoamericano de Acreditación en la Educación Superior en Comunicación CLAEP certifica que la malla de estudios, el cuerpo docente, el modelo de prácticas pre profesionales denominado gestión productiva, la infraestructura y las investigaciones de tesis responden a criterios de calidad, y garantizan una educación de alto nivel, pertinente para responder a los retos de la región.

Loja, cuenta con un equipo consolidado de docentes investigadores en ciencias de la comunicación, son 17 doctores en comunicación y periodismo cuyos trabajos son altamente referidos. Anualmente, cerca de 25 estudiantes obtienen su licenciatura. La taza de empleabilidad es alta. Destacadas personas han pasado por las aulas de la UTPL, muchos continuaron con éxito sus estudios de posgrado, dentro y fuera del país, y todos están contribuyendo a una mejor compresión entre ecuatorianos.

Hoy el equipo de docentes y directivos de la UTPL vuelven a atreverse a proyectar el futuro. ¿Cuál es el rol que los profesionales en comunicación deben cumplir en 2040? La respuesta está en construcción, pero en ella estarán algunas claves que ya se ensayan, por ejemplo, la articulación innovación, creatividad y comunidad a través del MediaLab, y la investigación académica de alto nivel desde la Maestría en Comunicación con mención en Investigación y Cultura Digital.

El factor común, en los primeros 20 años de la Carrera de Comunicación, es el talento creativo de personas que se atrevieron a soñar en grande, que decidieron ser más. Hay nuevos retos, su consecución será el éxito de Loja y del Ecuador.

Written by abelsuing

enero 23, 2019 at 9:11 am

Aulas abiertas a la movilidad académica

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/E8kZoi

Imagen tomada de https://goo.gl/E8kZoi

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Abrir las aulas implica que la comunidad educativa esté presta a recibir aportes, atender invitados y entregar sus talentos para multiplicar los aprendizajes. El concepto que subyace a estas acciones es el de movilidad académica, un factor clave en la formación de competencias docentes y de investigación.

Aprender y enseñar en el siglo XXI es fruto de la aplicación de tecnologías, la creación de nuevos ambientes, el intercambio de la mirada local por la cosmopolita, la empatía, la innovación y los descubrimientos, entre otras características. La universidad, es el nivel educativo que, estaría en mejores condiciones para provocar la movilidad de maestros y estudiantes, ellos podrían viajar y compartir con otras culturas. Para los expertos en educación, la movilidad es necesaria, desarrolla destrezas, crea relaciones personales imposibles de lograr en el aula.

Lamentablemente, América Latina no posee amplias experiencias en programas de intercambio como ocurre en Europa, donde el Proceso de Bolonia favorece la movilidad del profesorado y alumnado, y la internacionalización de la universidad. En nuestra región se intenta ubicar, en la agenda universitaria, la movilidad académica como elemento necesario para alcanzar la calidad.

Los convenios entre universidades han permitido avanzar en la movilidad académica, otro mecanismo es la figura del profesor visitante, éstas son estrategias que aportan mejores resultados que ciertas asociaciones o federaciones “institucionalizadas”.

Faltan establecer políticas que surjan del consenso, revisar los acuerdos y fijar hojas de ruta. Lo ideal es que los actores del sistema educativo nacional, docentes, investigadores y estudiantes muevan las voluntades y muestren la forma de hacer efectivos los mandatos que abren las puertas al intercambio. La principal limitante no es la ausencia de protocolos por parte de la autoridad de educación superior, hay otros factores como las mínimas propuestas de armonización de la gestión social del conocimiento.

Pensar hoy en una educación autárquica, que se abastece sola, es imposible. El comercio, las comunicaciones, la salud y muchos otros campos del desarrollo integral son frutos del trabajo internacional, del dialogo y de las visitas de estudiantes y profesores a otros centros educativos. Queda una sola vía, la internacionalización de la educación superior. Es urgente aprovechar ésta, relativamente nueva, faceta del aprendizaje.

Written by abelsuing

diciembre 4, 2018 at 11:55 pm

¿La narrativa transmedia es una opción hacia la educación liberadora?

leave a comment »

Inmersos en un mundo caracterizado por la información y la tecnología nos enfrentamos a la necesidad de desarrollar capacidades para aprovechar los grandes volúmenes de datos que recibimos. Las competencias mediáticas e informacionales nos proveen de herramientas, criterios y formas a través de las cuales podremos emplear la información para convertirnos en creadores cualificados de contenidos, es decir participar en la construcción del conocimiento.

La alfabetización mediática e informacional es el desarrollo de competencias para que los ciudadanos participen en la sociedad de la información, es también una meta que la Unesco persigue en la educación del siglo XXI

“La alfabetización mediática e informacional reconoce el papel fundamental de la información y los medios de comunicación en nuestra vida diaria, son parte central de la libertad de expresión y de información; facultan a los ciudadanos a comprender las funciones de los medios de comunicación y de información, a evaluar críticamente los contenidos y a tomar decisiones fundadas como usuarios y productores de información y contenido mediático”.

Pero éstas competencias son solo parte de las capacidades que deberían formarse en los educandos de hoy, otras tienen relación con la visión integran, multidimensional y polimorfa de los recursos y los relatos que los jóvenes construyen para dialogar entre sí, y con otras generaciones y culturas.

La visión lineal, “monofónica”, magistral de los docentes en las aulas llega a su fin, el tiempo en que los maestros poseían el monopolio del conocimiento terminó, hoy son facilitadores, animadores y guías para “aprender a aprender”.

Ante la cantidad de contenidos que proveen los medios de comunicación e Internet que se alimentan con los múltiples relatos de los usuarios, en la denominada “narrativa transmedia”, emerge una nueva frontera para que, además de formar competencias mediáticas, la escuela también integre los contenidos generados por los estudiantes en su educación.

Como lo señala el experto Carlos Scolari, estamos próximos a admitir que los estudiantes creen contenidos en las escuelas, así como ocurre en los medios de comunicación donde los usuarios, lectores, consumidores crean contenidos. La Escuela, el colegio, la universidad serán espacios para que los estudiantes construyan saberes, de la mano y en coordinación con los maestros. Esto sería la formación transmedia, suma de las tecnologías clásicas con las nuevas, aquellas surgidas a partir de Gutember: El libro, los cuadernos, la pizarra, el aula, con la información e Internet.

Las narrativas transmedia pueden permitir nuevas formas, dinámicas y modelos de educación en donde los estudiantes expresen y potencien sus saberes sobre la base de la construcción abierta, democrática y tolerante del conocimiento fruto de la interacción con personas de otras latitudes; ello implícitamente significaría que estamos cerca del ideal de la “educación liberadora”, como la definió Paulo Freire.

Para Freire la educación liberadora está basada en el diálogo y el muto respeto; estimula la crítica y la formación de un pensamiento autónomo; fomenta la participación, el aprendizaje colectivo, la cooperación. Es una educación que privilegia el razonamiento por sobre la memorización.

Queda, entonces, por conocer y motivar experiencias innovadoras que permitan evaluar las reales posibilidades de lograr una educación liberadora a través de las competencias mediáticas y de las narrativas transmedia. Siempre será buen momento para animar a nuestros maestros para que den un paso hacia adelante en la búsqueda de mejores oportunidades para sus alumnos, quienes construirán y habitarán el país del futuro.

Written by abelsuing

junio 11, 2018 at 9:56 am

“Primero Ecuador” ¿También en educación?

leave a comment »

download-1

La campaña de fomento y consumo de la producción nacional denominada “Primero Ecuador”, cuyos inicios ocurrieron hace una década, ha motivado a valorar la producción nacional y a impulsar a los emprendedores para que propongan alternativas e innovaciones con la confianza de que existirá un publico presto a conocer sus propuestas y a dar el espaldarazo inicial para que los bienes y servicios originados en Ecuador alcancen estándares internacionales. Entre los beneficios esta compaña está la creación de empleo, pero sobre todo el fortalecimiento de las capacidades nacionales.

El objetivo de la marca PRIMERO ECUADOR es:

“identificar a la producción nacional de calidad, fomentar el desarrollo del valor agregado, generar fuentes de empleo formal, mejorar la balanza comercial a través de la sustitución de importaciones y contribuir a la creación de una cultura de valoración de la industria nacional”.

Para concretar esta aspiración es necesario el concurso de particulares, empresarios, ciudadanos y del Estado; deben articularse círculos de generación y de demanda, espacios de negocios e incubación para que luego de un primer contacto sean la propia comunidad la que dinamice y motive una producción en condiciones de competir, ya no solo en mercados nacionales, sino también en el exterior.

La creación de valor agregado en el sector industrial, a través de políticas, programas y proyectos a consecuencia del trabajo armónico entre actores públicos y privados es un modelo a seguir en otros sectores estratégicos del Ecuador, como en la educación, sector prioritario y que probablemente sea el más delicado para el futuro.

Ciertamente, han existido políticas de fomento para la creación de valor agregado y de capital intelectual en la educación, en todos sus niveles. La educación superior recibió ingentes recursos para otorgar becas a los estudiantes y crear infraestructura, incluso hace pocos días fueron aprobadas reformas a Ley Orgánica de Educación Superior con el fin de democratizar el acceso y asegurar la calidad de la oferta educativa.

Sin embargo hay algunos elementos que muestran tareas pendientes en pro de incrementar la creación de conocimiento en Ecuador y de permitir su circulación internacional, sin que ello signifique autarquía o nacionalismos que lleven al rezago en las tendencias mundiales de investigación e innovación educativa. Estos acontecimientos sirven de ejemplo para solicitar apoyo a las autoridades y a los actores del sector para que, luego de evaluar la pertinencia de la oferta nacional, decidan apoyar a las instituciones o deriven a los educandos hacia universidades foráneas que, probablemente, luego se instalarían en Ecuador.

Ejemplo de lo referido es que para atender la demanda de maestrías, en varios campos, y al contar con expertos y doctores formados en las mejores universidades del mundo, las universidades ecuatorianas avanzan con los procesos administrativos y legales para aprobar nuevas opciones y de a poco acercar al país a una “explosión de la oferta educativa”, pero las mismas autoridades de regulación auspician, autorizan y acuerdan el ingreso de ofertas de otros países que presentan la misma calidad que las instituciones nacionales en programas ya instalados y en macha.

Otras críticas, que han ocurrido en las publicaciones y en los grados, han sido superadas en tanto los autores así como los educandos alcanzaron con merito el reconocimiento foráneo. Tal vez esto mismo falta en las ofertas educativas de tercer y cuarto nivel, que sean reconocidas fuera, por organismos de acreditación de la calidad internacionales para que los autoridades del país vuelvan sus ojos hacia las universidades locales y confíen que lo “hecho en Ecuador” es de calidad, porque además de cumplir con normas internacionales responden con pertinencia a resolver los problemas de su entorno inmediato.

Written by abelsuing

mayo 21, 2018 at 4:04 pm

Publicado en Opinión

Tagged with , ,