Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Archive for enero 2019

El fact-checking en Ecuador y la democracia

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/iffNSX

Imagen tomada de https://goo.gl/iffNSX

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Emerge y gana terreno el fact-checking electoral, que consiste en la verificación de datos y propuestas de los candidatos a través de las redes sociales, gracias a la colaboración de los ciudadanos. Frente a noticias falsas que se multiplican de inmediato, la verificación es un contrapeso necesario para orientar de forma acertada a la población.

La calidad de las fuentes y la verificación de la información es una tarea esencial del periodismo, que debería estar presente en su labor cotidiana, pero el arrollador fenómeno de la convergencia digital y el incremento de los consumos en Internet parece que motivaron a ciertos editores, a preferir la inmediatez ante la profundidad en las coberturas.

En Ecuador, la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios, Fundamedios, al igual que otras organizaciones sociales latinoamericanas, vinculadas con el trabajo de los periodistas, ensaya la campaña de fact-checking político, denominada Ecuador Chequea; cuyos resultados están a disposición de la colectividad en su portal Web, esto ayuda a transparentar y elevar el nivel de gestión de los funcionarios públicos.

Las redes sociales, la comunicación electrónica y el trabajo de organizaciones sociales ayudan con contrastar los discursos electorales y ubican hitos de referencia para la rendición de cuentas de las autoridades; sin embargo, significan asignar a la población un control que debe ser ejercido por instancias públicas. Además, evidencian que los ciudadanos confían más en la auditoria social para confirmar datos que en la información de los medios de comunicación.

En las recientes elecciones presidenciales de México, el medio nativo digital Animal Político y AJ+ Español, llevaron el proyecto de periodismo colaborativo “Verificado 2018”, que fue el espacio al cual los ciudadanos enviaron solicitudes de contratación, alertas, inconsistencias y apreciaciones sobre los discursos de los candidatos, antes y después de elecciones, y de forma inmediata recibieron respuestas. En esta experiencia, los medios de comunicación y la forma convencional de hacer política fueron puestos bajo constante observación, para limpiar lo falso de lo real.

Pese al gran apoyo de las tecnologías y de las organizaciones sociales para hacer ejercicios de verificación, el aspecto de fondo es reflexionar sobre la autenticidad, la confianza y la verdad en los diálogos que mantienen candidatos y electores. ¿Por qué es necesario pasar por un filtro las expresiones de los políticos? ¿La población no cree en sus representares? ¿Por qué se mantiene el sistema de gobierno cuando ya no representan a sus ciudadanos? ¿Vivimos el fin de la democracia?

Las respuestas podrían ubicarse al volver las miradas hacia la honestidad, la sencillez y humildad con la cual cada persona y familia esté dispuesta a aportar, para cambiar sus condiciones de vida. Mejores calles, sistemas de salud, fuentes de empleo, seguridad y otros servicios básicos no llegan por generación unilateral de un Estado todopoderoso, son resultados de compromisos y aportes entre comunidades, gobiernos y empresas. Una actitud de mendicidad, pasiva, que espera recibir sin comprometer trabajo da espacio a ilusiones y mentiras de nuevos “mesías” de la política.

Para circular noticias falsas, en redes sociales, se necesitan contrapartes, el candidato que se atreve a especular porque sabe de un público al que puede engañar; y, de personas dispuestas a creerle. Tal vez las soluciones ante las fake-news en tiempo de elecciones se encuentran, por un lado, en un mejor periodismo; y, por otro, en ciudadanos conscientes de que el futuro de sus ciudades y de su país está en función del aporte que puedan dar, en coordinación con líderes honestos, que demuestren capacidad de trabajo en equipo.

Anuncios

Written by abelsuing

enero 31, 2019 at 7:09 pm

20 años de la Carrera de Comunicación de la #UTPL, desde Loja al mundo

leave a comment »

1

Por Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Gracias a la visión de los Misioneros y Misioneras Identes, a los ideales de un grupo de profesores jóvenes y a las propuestas creativas de los profesionales del CITTES VIA Comunicaciones, la formación de comunicadores sociales, con la visión del humanismo cristiano, arrancó, en las modalidades presencial y a distancia de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) en 1999.

Las raíces del proyecto están, por lo menos, en dos ámbitos. Por un lado, los valores que inspira el P. Fernando Rielo, fundador del Instituto Id de Cristo Redentor, en la educación de profesionales comprometidos con la búsqueda de la verdad, ideal necesario en todos los campos, pero imprescindible en la comunicación de masas. Y, por otro lado, un conjunto de experiencias locales: La mínima oferta académica en periodismo o comunicación en el sur del Ecuador, los talleres de periodismo juvenil, el crecimiento de los medios de comunicación local y los cursos itinerantes de CIESPAL.

Los planes de estudio de la Carrera de Comunicación acogen lo mejor de las prácticas internacionales y el pensamiento comunicacional de Latinoamérica. Los ejes de formación son la educomunicación y la comunicación para el desarrollo.

Un elemento destacado, en la trayectoria de la Escuela de Comunicación de la UTPL, es la acreditación internacional que posee, desde hace nueve años. La calidad de los estudios es similar a la de otras instituciones del continente. El Consejo Latinoamericano de Acreditación en la Educación Superior en Comunicación CLAEP certifica que la malla de estudios, el cuerpo docente, el modelo de prácticas pre profesionales denominado gestión productiva, la infraestructura y las investigaciones de tesis responden a criterios de calidad, y garantizan una educación de alto nivel, pertinente para responder a los retos de la región.

Loja, cuenta con un equipo consolidado de docentes investigadores en ciencias de la comunicación, son 17 doctores en comunicación y periodismo cuyos trabajos son altamente referidos. Anualmente, cerca de 25 estudiantes obtienen su licenciatura. La taza de empleabilidad es alta. Destacadas personas han pasado por las aulas de la UTPL, muchos continuaron con éxito sus estudios de posgrado, dentro y fuera del país, y todos están contribuyendo a una mejor compresión entre ecuatorianos.

Hoy el equipo de docentes y directivos de la UTPL vuelven a atreverse a proyectar el futuro. ¿Cuál es el rol que los profesionales en comunicación deben cumplir en 2040? La respuesta está en construcción, pero en ella estarán algunas claves que ya se ensayan, por ejemplo, la articulación innovación, creatividad y comunidad a través del MediaLab, y la investigación académica de alto nivel desde la Maestría en Comunicación con mención en Investigación y Cultura Digital.

El factor común, en los primeros 20 años de la Carrera de Comunicación, es el talento creativo de personas que se atrevieron a soñar en grande, que decidieron ser más. Hay nuevos retos, su consecución será el éxito de Loja y del Ecuador.

Written by abelsuing

enero 23, 2019 at 9:11 am

Del pedido “Que se vayan todos” a “Que se involucren todos”

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/r8etSw

Imagen tomada de https://goo.gl/r8etSw

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

El inicio de la campaña electoral, las consecuencias de las medidas económicas y los continuos informes de corrupción están en la agenda de los medios de comunicación del Ecuador, al inicio de 2019. Estos problemas provocan malestar en los ciudadanos, al punto de exigir que cambien todas las autoridades de elección democrática.

Parece que las mismas demandas del 20 de abril de 2005 siguen vigentes. Entonces, la población motivó el desplazamiento de un gobierno y dio paso a la administración liderada por el Dr. Alfredo Palacio, con la ilusión de haber animado prácticas supeditadas a la ética y al desarrollo económico.

Pero, han pasado varios presidentes, ministros y funcionarios que no han logrado cambiar la equivocada forma de hacer política, que privilegia el interés individual sobre el de grupo. Hoy en Ecuador, parece que llegar a un cargo de representación popular equivale a una “patente de corso” para aprovechar los bienes públicos en beneficio particular.

Sin embargo, y pese a la razón que asiste a los ciudadanos que reclaman, la solución no estaría en pedir a otros aquello que cada persona no está dispuesta a brindar. Probablemente la corrupción, el narcotráfico y la crisis del sistema de justicia conducen, a los ciudadanos, a pensar que es casi imposible alterar el status quo de la administración pública, pero ésta visión fatalista condena a los ecuatorianos a una marginalidad permanente.

El sistema de organización política que prima en los países americanos corresponde a democracias representativas, los ciudadanos ejercen el poder a través de sus elegidos, pero ocurre un divorcio entre el pueblo y sus gobernantes. Por ello, la tesis de cambiar a todos los políticos no sería un camino efectivo, sino cuenta con la participación de todos.

Además de los problemas recurrentes, en cuya base están la ausencia de valores, también falta un proyecto integrador de largo plazo. Por ello, la tesis más cercana a una renovación efectiva, en la conducción correcta de una nación, debería ser aquella que defienda la integración de los ciudadanos. Mientras cada hombre y mujer no comprometan su talento en el servicio público a los demás, no será posible modificar un estilo de hacer política y una forma de administrar que cada año endeuda y deteriora al Ecuador.

El pedido de “Que se involucren todos” implica una pregunta ¿Cuánto está Ud. dispuesto a dar, de su tiempo y comodidades, para lograr una mejor ciudad, un mejor país? La solución a la crisis no está solo en manos de los políticos, está también en el aporte de cada persona y familia para caminar, desde el tercer al primer mundo.

Written by abelsuing

enero 17, 2019 at 12:21 am

La voz de los ciudadanos y las políticas públicas

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/qWtvtq

Imagen tomada de https://goo.gl/qWtvtq

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Los ecuatorianos iniciaron 2019 con medidas de ajuste económico. El déficit fiscal será cubierto, en parte, a través del pago de mayores precios por los combustibles. En ésta como en otras épocas, es la población quien asume la corrección de las equivocadas decisiones de los encargados de gobernar el Estado.

La historia reciente de Ecuador refiere tres episodios de transferencia de dinero, de los pobres a los ricos, popularmente se conocen como “la sucretización de la deuda”, el “feriado bancario” y “la condonación de intereses, multas y recargos” de 2018. Además, hay hechos de corrupción, en donde malos administradores se apropiaron de los recursos de los contribuyentes, baste recordar el proceso judicial contra el expresidente del Directorio del Instituto de Seguridad Social.

Un denominador común en la génesis de los problemas económicos, además de la falta de ética de algunos políticos y funcionarios, es la ausencia de la voz de los ciudadanos en las instancias de decisión. Se supone que los poderes Ejecutivo y Legislativo representan a la población y actúan en función de sus prioridades, pero después de 40 años de retorno a la vida democrática en Ecuador, parecería que hay un distanciamiento de objetivos.

Los miles de millones de dólares de deuda externa, que el Estado debe, fueron contratados sin el conceso de los ciudadanos. Hay mínima constancia de planificación participativa, lo que se pide a los gobiernos locales no fue practicado por el gobierno central, un grupo de técnicos concluyó lo que sería bueno para los demás.

La crisis económica del Ecuador, al igual que la crisis económica mundial de 2008, exige que todos paguen la factura de lo consumido por pocos, que se resuelvan los problemas, fomentados por débiles procesos de control, a través de la “socialización de las pérdidas” y la consecuente “privatización de las ganancias”.

Si el panorama general es el distanciamiento, tal vez un camino de aproximación esté en la escucha frecuente que deba hacerse a los ciudadanos en los consejos de administración, comisiones, ministerios e instancias que comprometan recursos públicos. Seguramente esto ralentizará la gestión e implique gastos, pero siempre tendrá un horizonte de acuerdos previos y optimización, mas nunca de malversación.

Una persona, por mejor cualificada que esté, no puede asumir las opiniones ni los sentires de otra. Una alternativa para evitar fraudes es la instauración espacios ciudadanos para que las decisiones de políticas públicas sean el resultado de acuerdos entre los tres sectores que mueven a un país: El gobierno, la empresa y la ciudadanía. Luego de años de expectativas frustradas y crisis constantes, podría resultar un ensayo valioso el abrir las instituciones a las voces de los ciudadanos.

Written by abelsuing

enero 11, 2019 at 12:46 am