Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Acrecentar la cultura audiovisual a través de los medios de comunicación

leave a comment »

 

Imagen tomada de https://unsplash.com

Imagen tomada de https://unsplash.com

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Los medios de comunicación, en el cumplimiento de sus funciones clásicas: Informar, formar y entretener, pueden contribuir a la alfabetización audiovisual de sus comunidades. La capacidad de comprender las imágenes y la competencia para componer mensajes por medio de ellas son necesarias en el mundo digital, donde las fotografías y los audiovisuales predominan.

La historia nos enseña que los petroglifos, los íconos y la pintura fueron los primeros medios de expresión gráfica, que luego acompañaron a las letras para dejar constancia de las épocas de la humanidad. Hoy, con la explosión de las telecomunicaciones e Internet, el lenguaje gráfico gana superioridad en la comunicación cotidiana.

Las redes sociales digitales, la publicidad, las emisiones de televisión y un largo etcétera de medios presentan cientos de imágenes por minuto que necesitan ser decodificadas para entender lo que dicen, o lo que pretenden manifestar, por ello es necesario desarrollar capacidades para contextualizar los audiovisuales y además expresar opiniones en los mismos códigos en que son emitidos.

El siglo XX, gracias a la fotografía, al cine y la televisión, es un periodo audiovisual por excelencia que inició una etapa de democratización de la imagen. Los inventos electrónicos para producir imágenes en movimiento permitieron que muchas culturas creen contenidos desde sus propias vivencia y realidades que, aunque no están en el start system norteamericano, permiten crear acervos de conocimiento.

La cultura entendida como el modo de vida y las manifestaciones artísticas de una época tiene en la cultura audiovisual una acepción que reúne las expresiones de las diferentes comunidades registradas en soportes sonoros y visuales, pero sobre todo define a las relaciones entre personas favorecidas por los medios de comunicación. Los archivos audiovisuales son documentos que, con el paso del tiempo, se constituyen en patrimonio de la humanidad, a tal grado que la Unesco los cataloga como Memoria del Mundo.

La lectura crítica de las imágenes, la competencia para crear mensajes, el respeto de los derechos de las personas, así como el libre acceso al mundo digital para participar de las narrativas audiovisuales son parte de la cultura que se forma en las aulas y que educa a los jóvenes para el nuevo milenio, sin embargo también es necesario que todas las personas conozcan y operen herramientas que les ayuden a construir su identidad.

Sobre la base de lo señalado, es ineludible mantener procesos de alfabetización audiovisual. Si antes las autoridades educativas abogaban para que la prensa lleve libros en sus páginas, hoy es necesario que existan sitios Web en donde se enseñe a contar historias a través de las imágenes.

Anuncios

Written by abelsuing

octubre 16, 2018 at 10:21 pm

La escritura, base del desarrollo creativo

leave a comment »

Foto de Robert Horton 1966 por Joe Shere, tomada de https://www.mptvimages.com

Foto de Robert Horton 1966 por Joe Shere, tomada de https://www.mptvimages.com

Por Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

La escritura va más allá de lo funcional, de la expresión; permite crear, componer, proponer nuevos escenarios, construir historias y da espacio a la creatividad, “desborda los límites de la escritura profesional, periodística, académica y técnica” [1]; mejorar la capacidad de escritura es importante porque significa formar competencias para componer obras literarias, así como textos para el teatro, el cine, las series de televisión o los videojuegos [1] [2].

Pese a las oportunidades y beneficios que implica la escritura creativa para innovar, aprender, desarrollar el pensamiento y la habilidad de escuchar a los demás [3], es muy poco trabajada en las aulas. La escuela y la universidad encaminan a los jóvenes a profesiones definidas por patrones en los que quedan pocos espacios para la creatividad escrita. Las formas, las imágenes y los iconos están en el día a día de la comunicación y parece que son suficientes para expresar, pero dejan de lado la escritura que es la estructura base que permite diseñar los mensajes.

El desarrollo de la capacidad de invención y el fomento de la creatividad, son conceptos “muy de moda en las aulas de hoy en día pero que muy pocos maestros se atreven a experimentar” [4]. Las formas de enseñanza clásicas persisten y limitan la inserción de los profesionales en un mundo laboral habido de nuevos relatos. En la enseñanza universitaria, tradicionalmente, “ha predominado la clase magistral, por lo que la actuación docente se ceñía a la mera transmisión de contenidos teóricos, dejando de lado aspectos didácticos relevantes que permitieran el desarrollo de la capacidad creativa del alumnado” [5].

La funcionalidad de la enseñanza media y superior, que además de formar personas poco críticas, deriva en la dependencia del sector cultural, el no contar con capacidades creativas implica una generación marginal, por ejemplo, de contenidos audiovisuales. Frente a este reto es necesario que la Universidad compense la debilidades lectoras, escriturales y orales de los jóvenes, lo que será posible “si se logra captar su aceptación (…) con el desarrollo de una metodología didáctica y lúdica, que busque activar procesos interpretativos, argumentativos y propositivos” [6].

Entre las formas que los mismos centros de enseñanza superior han encontrado para captar la atención de los jóvenes, a través de metodologías lúdicas, están los talleres y los espacios virtuales. Los talleres de escritura creativa apoyados con tecnologías digitales permiten mejorar algunas de las habilidades de lectoescritura de los estudiantes [7]. Por otro lado, trabajar en un entorno virtual de aprendizaje implica una labor autónoma por parte de los aprendientes, les permite mejores desempeños que evidencian el desarrollo de la producción escrita [8].

La escritura creativa contribuye al desarrollo integral de la persona [5]. Cuando una persona escribe tratando de buscar un efecto adicional a la mera comunicación, o busca un punto de originalidad está practicando la escritura creativa [3]. El fin es emplear la imaginación, buscar la trascendencia, la proyección de las personas hacia sus ideales, también la paz y la armonía, tan necesarias en la vorágine actual. Este debate, como otros, forman parte de una agenda educativa innovadora que debe ser atendida con prioridad, en caso contrario continuaremos retrasando el fomento de una identidad cultural imprescindible en el mundo de las industrias creativas del siglo XXI.

[1] E. Flor. Escritura creativa. 16 de marzo de 2016. Retrieved from http://blogemiliana7.blogspot.com/2016/03/escritura-creativa-la-escritura.html
[2] A. Muñoz. ¿Qué es la escritura creativa? Cursos y talleres literarios. Central de escritura. 01 de octubre de 2016. Retrieved from https://centraldeescritura.com/blog/que-es-la-escritura-creativa/
[3] C. Guillen. Beneficios de la escritura creativa. La actualidad literaria. 12 de mayo de 2015. Retrieved from https://www.actualidadliteratura.com/beneficios-de-la-escritura-creativa/
[4] R. Arroyo. La escritura creativa en el aula de educación primaria. Orientaciones y propuestas didácticas. Grado de maestro en educación primaria. Universidad de Cantabria. 2015. Retrieved from https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/7821/ArroyoGutierrezRaquel.pdf;sequence=1
[5] E. Morote. La escritura creativa en las aulas del grado de primaria. Una investigación-acción. Revista de estudios filológicos. Nº26, 2014. Retrieved from https://www.um.es/tonosdigital/znum26/secciones/estudios-18-la_escritura_creativa_en_el_grado_de_primaria.htm
[6] J. Sánchez y N. Brito. Desarrollo de competencias comunicativas mediante la lectura crítica, escritura creativa y expresión oral. Revista Encuentros, 13 (1), 117-141, 2015
[7] M. Villalobos-López, M. Gómez-Zermeño y L. González-Galbraith. (2013). Promoción de la escritura creativa a través de talleres apoyados con tecnologías digitales en escuelas unidocentes. Revista Q, 8 (15), 19, 2013.
[8] J. Haba, M. Alcantud y J. Peredo. Taller de Escritura Creativa para el desarrollo de la Competencia Literaria en Brasil. Didáctica. Lengua y Literatura. Vol. 27, 97-110. 2015 Retrieved from http://revistas.ucm.es/index.php/DIDA/article/viewFile/50868/47204

Written by abelsuing

octubre 11, 2018 at 8:59 am

Los derechos humanos son el punto de convergencia de las ideologías

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/srjAAk

Imagen tomada de https://goo.gl/srjAAk

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

Las ópticas para solucionar problemas son diferentes, como diferentes son las personas. En ocasiones, deben transcurrir varios periodos de gobiernos hasta encontrar acuerdos que permitan implementar políticas o regulaciones para atender a las comunidades. La capacidad humana para el disenso predomina sobre la cesión de posiciones y el logro de compromisos, así encontrar soluciones puede durar años, tiempo que implica costos y malestar para las partes.

La administración de los Estados está impregnada de ideologías, que desde la Revolución Francesa se dividen en propuestas conservadoras o de derecha, y progresistas o de izquierda. Estas visiones derivaron en enfrentamientos a escala global y en años de distanciamiento entre bloques de países, con el consecuente retraso y perjuicio para los ciudadanos.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos como un instrumento que propugna las condiciones mínimas de libertad y justicia que son inherentes a cada hombre y mujer. Los derechos humanos son “el reconocimiento de la dignidad inalienable de los seres humanos”. Este documento magistral, que marca la vida de las naciones desde 1948, es fruto del beneplácito de todos los pueblos del mundo, es la demostración de que las ideologías si tienen un punto de encuentro.

Vale recordar este antecedente para señalar a los líderes que la mejor gestión u oferta que hagan debe estar acorde a la Declaración de los Derechos Humanos. El político español Julio Anguita, identificado con el Partido Comunista, manifiesta que no será posible conciliar decisiones de mercado o protección a los trabajadores si priman las ideologías, porque unas irán a la protección del capital y otras buscarán la redistribución de la riqueza, pero si es posible involucrar los Derechos Humanos en los programas de los partidos, con lo cual se parte de un acuerdo que derivará a alcanzar objetivos de desarrollo humano, desde diferentes veredas.

Reconocer que hay puntos de encuentro es lo que falta en la política latinoamericana, en la política ecuatoriana y local. La continua refundación de iniciativas, la constate desinstitucionalización de los órganos de gobierno lleva a mínimos niveles de progreso.

Debería volverse la mirada a la mayor carta de navegación de la política y de desarrollo humano sustentable que fue escrita hace 70 años. Los políticos que logren traducir los mandatos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos a planes operativos para la gestión pública de sus ciudades y países tienen garantizado un sitio importante en la vida de sus conciudadanos, se les agradecerá hacer realidad la convergencia de las ideologías.

Written by abelsuing

octubre 2, 2018 at 4:55 pm

¿Llega a tiempo la regulación de comunicación en Ecuador?

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/SarU8P

Imagen tomada de https://goo.gl/SarU8P

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

El proceso de reforma de la Ley Orgánica de Comunicación de Ecuador avanza en la Asamblea Nacional, la Comisión encargada escuchó varias voces para crear un instrumento plural y democrático; sin embargo, la norma aparecerá con retraso respecto a la evolución de las tecnologías y a las tendencias del mercado.

En el debate de la Ley de Comunicación vigente, expertos internacionales en derecho a la información, como Aleida Calleja, de la AMEDI, señalaron la necesidad de incluir temas como la TDT, el dividendo digital o libertad de expresión en Internet. La motivación para proponer una regulación que incluya las prácticas de comunicación a través de la red viene de la siguiente pregunta: ¿Son diferentes las personas que reciben mensajes a través de medios de comunicación on line, de aquellas que lo hacen a través de medios de comunicación off line? La respuesta es no, por lo tanto: ¿Deben existir diferentes legislaciones, para proteger los derechos de los ciudadanos en medios de comunicación tradicionales y en Internet?

Hoy el acceso a Internet es considerado un Derecho Humano, por la Asamblea de las Naciones Unidas, debido a que la naturaleza de la red digital permite a los individuos ejercer sus libertades de opinión y expresión. Desde esta perspectiva es importante considerar mecanismos que garanticen las libertades. En la actualidad, varios medios de comunicación emiten en simultaneo, en las versiones tradicional y digital, y sus modelos de negocios complementan éstas ofertas.

En el marco señalado, es necesario indicar que los operadores over the top (OTT), aquellos que ofrecen contendidos en Internet como las redes sociales, las telefónicas y los audiovisuales, tipo Netflix, constituyen las plataformas a través de las cuales las personas se comunican cotidianamente y su empleo tiende a crecer. Además, surgen otras interrogantes vinculadas a las responsabilidades mínimas que debería cumplir los operadores OTT en pro de competencias justas con los operadores locales, pero sobre todo para resguardar los derechos básicos de las personas.

En palabras de Gustavo Gómez, del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia, hay tres aspectos en los cuales los gobiernos deben ampliar las regulaciones ante los operadores OTT: Protección de niños y adolescentes, publicidad y fomento de la producción audiovisual nacional. La intención no es limitar el desarrollo de las empresas internacionales de comunicación, que legítimamente persiguen un beneficio, ni imponer cargas tributarias, pero si ofrecer oportunidades para la democratización de la creación audiovisual de la región y la protección mínima ante publicidad engañosa.

Sobre la base de lo mencionado, la regulación de comunicación que trata la Asamblea Nacional llegará con retraso a las actuales formas de comunicación, y se desaprovechan oportunidades para gestionar un posicionamiento importante de la producción audiovisual nacional. Hoy mismo ¿Cuántos contenidos, de los que ofrece Netflix, son producidos en Ecuador?  Los investigadores de las universidades han alertado la mínima producción latinoamericana en las plataformas OTT. Urgen respuestas de todas las instituciones involucradas en la comunicación en Ecuador.

Written by abelsuing

septiembre 26, 2018 at 12:34 am

La historia de los medios de comunicación del Ecuador como cátedra de gestión empresarial

leave a comment »

Medios-Comunicacion

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

El fomento del emprendimiento, en las universidades ecuatorianas, provoca que se valore a las empresas nacionales y despierta el deseo de preservar sus experiencias como claves de gestión. Sin embargo, y pese a que la enseñanza de administración es universal, aún deben elaborarse aproximaciones a los referentes históricos porque hay escasez de estudios académicos que presenten las trayectorias de las empresas locales.

Los análisis y estudios de casos, frecuentemente, son elaborados a partir de datos del sector industrial o de los servicios financieros, pero en pocas ocasiones sobre los resultados de las empresas de medios de comunicación, es así que las formas de administrar, los mecanismos de financiamiento y las relaciones con las audiencias son poco conocidos.

Frente a los exiguos libros de texto que expongan los avances y modelos de negocios de las empresas de comunicación nacionales, muchos docentes construyen ejercicios y adaptan ejemplos a la realidad local con el riesgo de imprecisión porque no cuentan con información primaria.

Para superar esta carencia surge la necesidad de sistematizar, documentar, contextualizar y complementar la historia de los medios de comunicación locales, desde un enfoque de gestión de empresarial; es decir responder a las preguntas: ¿Cómo nacen las empresas de comunicación? ¿Cuáles son sus misiones y visiones? ¿Cómo dirigen a las personas? ¿De dónde vienen los financiamientos? ¿Qué implica la transición al mundo digital?, etc. Al final se logrará determinar las formas creativas a través de las cuales los emprendedores locales crean servicios, generan empleo y contribuyen a la formación de la opinión pública.

Quienes fundaron o administran un medio de comunicación tienen experiencias y conocimientos del mercado, han acumulado saberes y competencias que les permiten triunfar pese a las dificultades impuestas al desempeño de la libre empresa. Éste conocimiento sumado a una metodología de recuperación de la memoria histórica son patrimonios de interés para otros, porque desde Ecuador y Latinoamérica han surgido soluciones para superar las crisis.

Nuestros jóvenes aprenden de otras realidades, rescatan lecciones de los medios de comunicación de España, Argentina o México, que son bienvenidas, pero dejan de lado las historias de vida de los pioneros ecuatorianos, aquellos que cruzaron las Andes para instalar transmisores, o de periodistas que aportaron a la formación de sociedades críticas en épocas de dictaduras. Ojalá ahora haya profesionales e investigadores dispuestos, y en condiciones, de contar la historia nacional de la gestión de las empresas de comunicación, desde lo humano a lo administrativo, como una señal de identidad, antes de perder a los protagonistas de los hitos que allanaron el camino al actual mundo de la comunicación en el Ecuador.

Written by abelsuing

septiembre 19, 2018 at 12:26 am

¿Recibimos un periodismo democrático?

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/FfKmuC

Imagen tomada de https://goo.gl/FfKmuC

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Frente a algunos hechos de corrupción, violencia o tráfico ilegal que contaron con un comportamiento cuestionable y cómplice de las autoridades de control, queda espacio para indagar cómo es transmitida la información. La sociedad ecuatoriana no sale del asombro al conocer, día a día, las sutiles formas de evadir la ley, pero también sorprende que los ciudadanos no reciban el fruto de procesos continuos y bien documentados del trabajo periodístico.

Es ya una premisa generalmente aceptada que la calidad de la democracia está en función, entre otras variables, de las libertades de expresión y de prensa, éstas cumplen roles fundamentales en la construcción de las naciones porque alimentan a la opinión pública, facilitan acuerdos y ayudan a determinar prioridades en las agendas políticas, pero ¿Qué ocurre cuando no hay un flujo transparente de información a través de los medios de comunicación?

El resultado es el deterioro de la calidad de vida. Una inequitativa distribución de los recursos y fundamentalmente una depreciación de la función esencial del periodismo que, aunque parezca una utopía, es la búsqueda de la verdad. Desde esta perspectiva no hay un ejercicio amplio del periodismo democrático, aquel que en atención a las normas profesionales y deontológicas contribuye a una exposición serena, razonada y bien fundamentada de los hechos, en donde a además de indagar en fuentes verificables procura servir a la sociedad.

Sin embargo, y más allá de una visión idealista, hay condiciones que llevan a limitar el ejercicio periodístico, entre ellas los atentados, la precariedad económica y ciertas normas que devienen en persecuciones. Por otro lado, están las tecnologías de la información que permiten la relación a través de las redes sociales, con ellas los usuarios reportar con inmediatez los acontecimientos, aunque también configuran las “fake news”, relejando la verdad a la cantidad de repeticiones que un comentario reciba en Twitter o Facebook, aunque no tenga sólidas bases.

El futuro del periodismo estaría en recuperar un papel acorde a sus fundamentos, un periodismo que se defina, sin ser un pleonasmo, como democrático. Si hasta hace poco el debate fue evitar que la farándula y el sensacionalismo llenen los espacios de noticias, el reto ahora será ocupar las páginas y pantallas con hechos verificados, con historias que den más cabida a los protagonistas desde sus propias vivencias, para construir sociedades pluralistas, tolerantes y mejor informadas.

Written by abelsuing

septiembre 11, 2018 at 8:31 am

Más “auctoritas” y menos “potestas”

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/NinBgz

Imagen tomada de https://goo.gl/NinBgz

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

En su libro “En busca de respuestas”, el ex Presidente del Gobierno de España, Felipe González menciona la importancia del liderazgo basado en el “auctoritas” más que en el “potestas”. Estás expresiones, presentes en el Derecho Romano y de origen latino, refirieren el origen de la autoridad, fundada en el prestigio ganado u otorgada por un cargo.

“La “auctoritas” era una forma de legitimación social que procedía del saber, de la valía, una capacidad moral para emitir opiniones cualificadas que eran valoradas por la comunidad (…) La “potestas” por el contrario, hacía referencia a la capacidad legal para tomar decisiones; al cargo, al liderazgo formal”.

Desde otra perspectiva, “la “potestas” es la ley, se basa en un poder que no se cuestiona, se tiene y se ejerce, mientras que la “auctoritas” (…) se gana demostrando a los demás, a través de la experiencia, que se es digno de respeto”. La “auctoritas” es “el poder que da[n] las cualidades innatas de una persona, eso que da el respeto y la admiración. Si sólo tienes poder por “potestas”, una vez que termina tu cargo te quedas en nada”.

La reflexión de Felipe González identifica la necesidad de recuperar el espíritu de servicio y un “ethos” de vida común fundada en valores. Hechos como las quiebras financieras de 2008 o las diásporas humanas para evitar la pobreza en América Latina, África y Asia muestran fallas en los liderazgos porque han dejado de lado el bienestar de las mayorías.

Parecería que las acciones de los dirigentes de pequeñas instituciones, municipios o empresas no repercuten en la administración de los Estados, que la autoridad otorgada por una elección o un nombramiento galvaniza y legitima las decisiones que se tomen, pero no es así. Basta ver como los ecuatorianos viven el inicio de un ciclo de ajustes económicos y tal vez una ralentización de las políticas sociales a consecuencia, en primer término, de un mal liderazgo, de una generación de políticos que justificaron sus actos en la “potestas” en lugar que en el “auctoritas”.

Muchos ecuatorianos recordaran frases como “la majestad del poder” o “en una sola vuelta” que fueron utilizadas para señalar autoridad, también vendrá a su memoria las formas o los protocoles oficiales que los gobiernos locales y el nacional impusieron para hacer evidente la presencia de quienes detentaban una autoridad constituida en el poder.

Es el momento de recuperar las prácticas y la filosofía de los creadores de la jurisprudencia, fomentar el “auctoritas” entre docentes, colegas de trabajo, vecinos y en el hogar. La autoridad debe ser consecuencia del saber, de la experiencia, es el ejemplo que guía y convoca, debe procurar el bienestar colectivo. La vida en sociedad demanda de equilibrios, de acuerdos, de mutuas concesiones entre los habitantes de una ciudad, de un país, para ello es necesario que las instituciones y los líderes actúen sobre las bases de la mesura, la tolerancia, la verdad y la belleza.

 

Written by abelsuing

septiembre 3, 2018 at 9:06 am