Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Archive for abril 2011

Sobre el conocimiento y la sociedad.

leave a comment »

Tomado de Drucker, Peter (2003): Drucker esencial. Barcelona: Edhasa.

Es posible que lleguemos a cuestionar el valor del conocimiento precisamente debido a su éxito. El conocimiento se está volviendo dudoso debido a que se ha convertido en el fundamento de la acción y en el recurso económico fundamental de la sociedad moderna… es muy probable que los grandes nuevos “ismos” del mañana sean ideologías acerca del conocimiento. En las filosofías intelectuales y políticas del futuro, el conocimiento puede muy bien ocupar el lugar central que la propiedad, es decir, las cosas, ocupó en el capitalismo y el marxismo.

 En cualquier caso, esto es especulación. Lo único que se puede decir ahora es que la aplicación se ha convertido en el centro del conocimiento, del esfuerzo del conocimiento y de la búsqueda organizada del conocimiento. El resultado ha sido que el conocimiento se ha convertido en la base misma de la economía moderna y de la sociedad moderna, así como en el principio mismo de la acción social.  Éste es un cambio tan grande que sin duda tendrá un fuerte impacto en el conocimiento mismo y se convertirá en una tema filosófico y político central en la sociedad del conocimiento.

Anuncios

Written by abelsuing

abril 26, 2011 at 5:09 pm

Convocatoria Revista Diálogos Edición Nº 83

leave a comment »

Diálogos de la comunicación.

Diálogos de la comunicación.

AQUÍ EL TEXTO DE LA CONVOCATORIA.

Written by abelsuing

abril 25, 2011 at 5:42 pm

“Mecánica de escribir un reporte de investigación”*

leave a comment »

*Las ideas que expongo a continuación se tomaron de: Dominick, J., & Wimmer, R. (2001). Indroducción a la investigación de medios masivos de comunicación (6º edición ed.). México: Thomson.

El estilo de los reportes de investigación tienen un objetivo: la claridad. Algunas sugerencia para alcanzar la claridad son:

  • No suponer que las audiencias tienen conocimiento previo del tema.
  • Recordar que quizá la audiencia no tenga mucho tiempo para reflexionar en los detalles
  • Recordar que los lectores tal vez no comprendan las implicaciones del reporte tan fácilmente como el autor.

“Como la persona más cercana a la información, el investigador tiene la responsabilidad de integrar los hallazgos de la investigación dentro de un marco de trabajo conceptual y social más extenso. Ubicar los resultados en un contexto más extenso es más útil que simplemente reportarlos” (Dominick & Wimmer, 2001: 477).

La mayor parte de los reportes de investigación incluyen 7 secciones:

  1. Resumen. Síntesis de 100 a 150 palabras de los puntos clave.
  2. Introducción.
    1. Planteamiento del problema. Antecedentes y naturaleza del problema.
    2. Justificación. ¿Por qué fue importante investigar el problema?
    3. Objetivos. Concluir con declaración de hipótesis o interrogantes.
  3. Revisión bibliográfica. Recapitular trabajo realizado, no necesita ser exhaustiva, sólo estudios más importantes para proyecto. Mantener precisión e importancia.
  4. Métodos.
    1. Variables usadas en el análisis. Cada variable requiere una justificación.
    2. Tamaño de la muestra. Número y cómo se seleccionó.
    3. Características. Demografía, estilo de vida, edad, género, etc.
    4. Metodología. Describir métodos para recopilar y analizar datos.
    5. Manipulación de datos, si no hay distribución normal.
  5. Resultados.
    1. Descripción del análisis. Técnicas estadísticas.
    2. Descripción de hallazgos. Vinculadas con hipótesis. ¿Los resultados sustentaron la hipótesis?
    3. Tablas.
  6. Análisis.
    1. Resumen. Sinopsis de principales hallazgos.
    2. Implicaciones / análisis / interpretaciones. ¿Coinciden o contradicen la teoría?
    3. Limitaciones.
    4. Sugerencias para realizar una investigación futura.
  7. Referencias. Autores, fechas, artículos, fuentes ….

Written by abelsuing

abril 21, 2011 at 7:10 am

Industrias Culturales

with one comment

El sector socioeconómico en que se desarrollan las actividades de creación de contenidos para prensa, radio, televisión y nuevos medios se denomina Industrias Culturales. Es la convergencia de procesos  sistemáticos de producción y distribución de bienes inmateriales relacionados con la cultura e identidad de grupos humanos. Ramón Zallo (1988: 26) explica que industrias culturales son “un conjunto de ramas, segmentos y actividades auxiliares industriales productoras y distribuidoras de mercancías con contenidos simbólicos, concebidas por un trabajo creativo, organizadas por un capital que se valoriza y destinadas finalmente a los mercados de consumo, con una función de reproducción ideológica y social”.

Una obra de teatro, un programa de televisión, un libro o una pintura son reconocidos como frutos de las industrias culturales. El concepto de industria cultural fue introducido por Theodor Adorno y Max Horkheimer en 1944, en la que se conoce como la Escuela de Frankfurt, para describir con una connotación negativa “la cultura tecnológica de masas en oposición a la alternativa de producción cultural individual y auténtica de las artes puras. En su definición, elaborada a finales de los noventa, la UNESCO elimina la diferenciación entre cultura de masas y cultura de élite, sugerida por Adorno, y plantea una noción de industrias culturales asociada con el concepto de creación o de creatividad en una perspectiva amplia” (Convenio Andrés Bello, 2003: 22).

Para entender mejor la concepción de las industrias culturales hay que destacar que se fundamentan en las visiones históricas de cultura, un “sentido francés” que valora la obra creativa artística y patrimonial; la visión alemana que corresponde cultura con civilización, símbolos, valores e historia; y el enfoque  anglosajón, de forma antropológica, que abarca a las distintas formas de vivir. Los estudios de industrias culturales se pueden agrupar en tres grandes corrientes: la de la investigación de las actividades artísticas (línea trabajada por William Baumol), la de las industrias culturales y medios de comunicación de masas (conocida como Escuela de Frankfurt) y la de las industrias creativas (como se han desarrollado en Reino Unido y área anglosajona).

Las creaciones de la industrias culturales dieron paso a la definición de industrias creativas, expresión que tomó fuerza en el Reino Unido, abarca las creaciones  por nuevos medios, a más de la producción para medios de comunicación tradicionales se agrupan los resultados de medios digitales como Internet, periódicos y revistas on line, televisión y radio digital, móviles, i-pods y palms. Las industrias creativas incluyen también todas las formas artísticas de la alta cultura a la popular, como la artesanía, el diseño, el patrimonio cultural, el turismo cultural, los equipos culturales (museos, teatros, cines) así como el trabajo conjunto de la cultura, el turismo y la educación como forma de llegar al desarrollo sustentable.

Latinoamérica, lugar de convivencias pluriculturales y de hibridaciones ha sido un espacio para ensayar nuevas formas de interrelación de las culturas populares y las industrias de creativas, es común encontrar casos de divulgación de saberes locales a través de los formatos industriales, existe una adecuación a los protocolos de comercio sin desprenderse de lo propio, un ejemplo es lo que ocurrió con el cantante ecuatoriano Delfín Quishpe  quien subió en You Tube el video de la canción “Las Torres Gemelas” en diciembre de 2006 y hasta marzo del 2011 llevaba más de 6.9 millones de vistas.

Germán Rey (2011: 89) nos dice que “en América Latina son imprescindibles las políticas comunicativas abiertas a actores como las radios ciudadanas, los colectivos de creación teatral, los grupos de mujeres o las asociaciones de hip-hoppers que combinan economía y cultura en sus pequeños emprendimientos y que todos juntos conforman uno de los tejidos comunicativos más activos, creativos e influyentes en la vida social de la región”. Quedan oportunidades de seguir conociendo las formas culturales de adaptación al modelo de mercado.

Bibiografía:

Convenio Andrés Bello, M. d. (2003). Impacto económico de las Industrias Culturales en Colombia. Bogotá: Convenio Andrés Bello.

Rey, G. (2011). LAS POLÍTICAS COMUNICATIVAS DE NUEVA GENERACIÓN Y SUS EFECTOS. ENTRE EL PENSAMIENTO ÚNICO Y LAS POSIBILIDADES DE DIVERSIDAD. En Campos, F. (Ed.). El nuevo escenario mediático   (En prensa). Sevilla: Comunicación Social.

Zallo, R. (1988). Economía de la comunicación y la cultura. Madrid: Akal

Written by abelsuing

abril 5, 2011 at 10:53 am