Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘TV-Satelital

¿Veremos el fin de la televisión?

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/tFwNWP

Imagen tomada de https://goo.gl/tFwNWP

Una pregunta frecuente entre expertos y consumidores de los medios de comunicación es: ¿Cuándo terminará la televisión? Las aplicaciones para telefonía móvil y el streaming en Internet presentan nuevas formas de consumos audiovisuales que ganan adeptos en todos los segmentos de la población, e implican menos espectadores en la forma tradicional de ver la pantalla.

Años atrás, ante el surgimiento de las transmisiones a través del cable y del satélite, se habló de los últimos días de la televisión clásica y se cuestionó la calidad de sus contenidos, pero las emisiones en señal abierta continúan y posee una cuota de audiencia que, aunque baja, le permite mantenerse. Hace poco apareció la TDT y la discusión respecto al ocaso de la televisión tradicional volvió.

Estamos en momento de transición de los mecanismos y las formas de los consumos audiovisuales. Por una parte está la tradicional señal abierta, lineal y gratuita, caracterizada por la información, los deportes, la farándula y los temas de proximidad; de otro lado, hay una oferta exclusiva, organizada por categorías, sin horarios prediseñados, accesible en Internet, a costos bajos y pensada en para un público homogéneo.

De estas breves características destacan dos, que podrían explicar el futuro: El pago y la proximidad. En países donde existen inequitativas distribuciones de riqueza el acceso a la televisión de pago es imposible para muchos ciudadanos, que en ocasiones optan por la piratería, pero en general enfrentan una marginación de sus derechos a la información.

Pese a las múltiples ofertas de pago, en Internet y a través de streaming, queda la necesidad de identidad, de encontrar contenidos que resulten familiares y con los cuales se reconozcan las audiencias. Éste es un nicho que pretende ocupar la televisión local, como una respuesta a la globalidad; es decir, proyectar la diversidad como un valor en la Sociedad del Conocimiento. Vale recordar que entre los principales contenidos de la televisión abierta, de proximidad, están los noticieros o informativos, que no pierden vigencia y que son demandados incluso a través de los nuevos medios.

Así, parecería que la televisión derivará en dos grandes apartados: La TV- Local, de cercanías, con formatos tipo reality; y, la TV especializada en grandes temas, ajustada a formatos de ficción y superproducciones. Estamos ante una nueva edad de la televisión, pensar en su muerte no es correcto. El desarrollo de las industrias pasa por etapas y procesos que permiten ganar en eficiencia y eficacia hacia mejorar la calidad de los bienes y servicios que elaboran, aunque en ocasiones descuidan el trato a los obreros.

Esta analogía puede ser útil para ensayar una hipótesis de la televisión que veremos. De fondo estará la calidad de los contenidos que programe, por más local, global o especializada solo tendría cabida aquella que construya contenidos de calidad, que cuide la forma y el fondo de los relatos e historias que presente. Es, en definitiva, un nuevo paso hacia la televisión de calidad.

Written by abelsuing

julio 24, 2018 at 12:29 am

Formatos y proximidad en televisión

leave a comment »

Un formato de televisión es la organización de los contenidos para un programa de televisión, la forma y protocolos con los que llegamos a la audiencia, muchos de los formatos de televisión son adaptaciones de éxitos probados que con gran similitud se proponen en cada nación. La investigación y experiencias previas aseguran a estaciones locales un rendimiento económico fruto de altos niveles de audiencia.

Los formatos importados ayudaron a remozar una oferta tradicional pero luego han homogenizado, han quitado espacio a lo local, a vernos en la televisión, ya casi no quedan contenidos de proximidad en los que nos identifiquemos.

Gracias a las telecomunicaciones e internet tenemos acceso a grandes volúmenes de contenidos y despertamos a niveles de calidad superiores a lo que ofrece la televisión local pero no significa que hayamos perdido el sentido de identidad, mas bien esperamos que nuestra televisión alcance los estándares de otras regiones.

Surge un dilema, por un lado la necesidad de proponer contenidos atractivos para un público, en su mayoría joven, acostumbrado a formatos análogos que llegan por TV-Cable e internet; y, por otro la limitación de recursos, materiales, económicos y creativos de la televisión local.

¿Cuál es el término, el punto en que debe laborar «nuestra televisión»? La respuesta debería encontrarse en dos ámbitos, el primero en respetar los derechos de los audiencias en tanto son ciudadanos supeditados a deberes y derechos, y en segundo lugar está la urgencia de explorar las capacidades creativas para que la televisión cuente historias cercanas a la vida de cada comunidad.

Como refiere el investigador colombiano Omar Rincón la televisión es «un medio utilizado para el entretenimiento antes que para informarse o interesarse por los temas periodísticos», es decir evitar las intenciones dogmáticas y pedagógicas sobre la necesidad de sana diversión, de escape y ventana al mundo.

Así, en la convergencia de expectativas de las audiencias, capacidades de las estaciones e identidad estaría la forma en que esperamos nuevos contenidos, por más cercanos que parezcan el TV-Cable, la TV-Satelital e internet estos no siempre incluyen la realidad local, la historia y valores en los que convivimos, sería interesante indagar vías en las que podamos vernos, sentirnos protagonistas de las historias de televisión porque de lo contrario podríamos ser cada vez menos significativos, anónimos en un medio que se piensa y elabora a miles de kilómetros y pretende ayudarnos a conocer a nuestros vecinos sin frecuentarlos como nosotros lo hacemos.

Written by abelsuing

abril 9, 2014 at 9:05 am

Televisión pirata en Ecuador

with one comment

Ayer circuló el aviso de la Superintendencia de Telecomunicaciones de Ecuador sobre la ilegalidad de comercializar equipos no autorizados para la recepción de televisión satelital. La autoridad también informó de posibles sanciones para quienes usen estos equipos.

La reacción de los ciudadanos se exteriorizó en las redes sociales respecto a la recepción de señales libres, el interés de las empresas particulares de asegurar sus negocios y la calidad de la oferta disponible.

En simultaneo la Superintendencia inició una campaña informativa sobre los sistemas autorizados y los derechos de los consumidores.  El desconocimiento de las normas no exime de sanción frente a las infracciones, pero precisamente ello es terreno fértil para la ilegalidad.

Es común ver antenas satelitales ubicadas en las periferias de las ciudades dirigidas hacia oriente y occidente, probablemente para recepciones “piratas” y autorizadas.  Ante esto quedan las interrogantes sobre por qué se han expandido y a través de qué formas se comercializan los receptores.

Las funciones clásicas de la televisión son informar, educar y entretener pero su desequilibrio anima a buscar alternativas.  Los canales nacionales mantienen una programación genérica. Los sistemas de cable y señal aérea codificada incumplen la oferta de programación libre de publicidad, además cobran por frecuencias gratuitas.

Lo señalado nos devuelve a la demanda  de contenidos de proximidad, amplios, diversos y que transmitan un valor diferente. La gran oferta disponible no responde a las necesidades de identidad por ello los televidentes terminamos sintonizando los canales locales.

La televisión satelital es un espacio relativamente nuevo incluso para los productores nacionales.  ¿Cuántos canales, programas o películas ecuatorianas se emiten por señal satelital? Como en otras alternativas de comercio esperamos que lo comprado sea igual a lo vendido en televisión.

Parece que la respuesta de fondo, frente a los sistemas de comercialización de televisión, es la capacidad de generar una televisión de calidad.

Hoy precisamente a las 8h00 debió retomarse el debate de la ley orgánica de comunicación cuyo proyecto incluye disposiciones para incrementar la cantidad de horas de programación nacional. Confiemos que la norma de paso a crear identidad audiovisual y así dentro de poco tengamos más de un canal de televisión ecuatoriano en las mallas de televisión satelital dentro y fuera del país.