Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘tolerancia

Nuevas emancipaciones y tolerancia

leave a comment »

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

El logro o avance en el cumplimiento de derechos debería ser motivo de celebración, sin embargo, las sentencias de la Corte Constitucional del Ecuador que aprobaron el matrimonio civil igualitario implican discrepancias, posiciones encontradas y riesgos de enfrentamientos entre ecuatorianos.

Por un lado, organismos internacionales felicitan las decisiones, en tanto “constituyen un avance en la garantía de los derechos de las personas LGBTI y un importante paso en el cumplimiento a las recomendaciones de los mecanismos de derechos humanos internacionales”, pero en otros ámbitos, hay malestar porque se atentan valores y el modelo de familia nuclear.

Los ecuatorianos se aproximan a amplias reflexiones sobre su convivencia, deben reconocer los espacios y condiciones que se merecen como ciudadanos para realizarse en ambientes de paz y en marcos de respeto.

Cada grupo tendrá razones, probablemente fundadas en perspectivas socio económicas, relaciones familiares y motivos religiosos que les lleven a defender sus posiciones y pretender el predominio, pero será necesario llegar a acuerdos para identificar objetivos, temores y necesidades, y sobre esta base ubicar recursos que lleven a cumplir los proyectos de vida de todos, respetándose mutuamente, y en armonía con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La historia del siglo XX tiene muchos ejemplos de emancipaciones, capítulos que muestran que el dialogo y la tolerancia contienen las claves para vivir y progresar en comunidad. La violencia, la negación, la eliminación de aquellos que piensan o actúan diferente a las mayorías supone postración y retrocesos para las sociedades.

El pensamiento único, el absolutismo de cualquier signo implica la anulación del espíritu humano, esta forma de actuar no tiene futuro, en su origen está la semilla de su propia destrucción.

Los progenitores desean lo mejor para sus hijos, buscan su bienestar y que puedan alcanzar la edad adulta para que tomen sus decisiones. Tal vez un camino que les procure felicidad inicia informándoles de la diversidad y de los derechos de las personas para que ellos comprendan a otros.

Cite as

Suing, Abel. (2019, June 21). Nuevas emancipaciones y tolerancia. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3270861

Written by abelsuing

junio 21, 2019 at 12:02 am

#Loja en camino hacia la comprensión del autismo

leave a comment »

APPAL

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

El pasado 2 de abril se conmemoró otro aniversario del “Día mundial de la concienciación sobre el autismo”, fecha declarada por la Asamblea de General de las Naciones Unidas en 2007. Los trastornos del espectro autista, también identificados como TEA por sus siglas, “son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos”.

Los autistas, al igual que todos, poseen talentos, pero necesitan de ciertas condiciones y entornos familiares para expresarlos. Las dificultades en la comunicación, así como ciertos comportamientos repetitivos hacen que las personas del espectro autista sean catalogadas como extrañas y sufran discriminaciones.

La ignorancia y el temor podrían privar al mundo de la creatividad y la mirada analítica propia de los autistas. Frente a las dificultades de integración se presentan cualidades como la extremada dedicación, la inventiva y la sensibilidad para valorar los ambientes y proponer nuevas ópticas. Entre los autistas famosos están Albert Einstein, Tim Burton, Ludwig Van Beethoven y Michael Phelps, cada uno referente en su campo con récords tal vez hasta hoy imbatibles. Éstas historias sirven de base para sensibilizar y pedir a los individuos “neurotípicos” que abran vías de diálogo y comprensión a la diversidad.

En Ecuador y en Loja se viven los primeros años de comprensión de los trastornos del espectro autista. La implementación de políticas públicas para cuidar a las personas autistas ocurre de forma lenta. La buena voluntad de los gestores y agentes de gobierno avanza a la par de los esfuerzos de padres y familiares. Año a año hay una mayor apertura. Existen centros educativos privados que acogen y, de forma activa, proponen acciones para integrar a niños autistas, pero a ellos no siempre pueden acudir los hijos de familias pobres; mientras tanto, en las escuelas públicas aún debaten las normas a través de las cuales deben actuar frente al autismo.

Además de la educación está el sector productivo, que también recibe pedidos de inserción. Lo que las familias demandan no son leyes ni cupos, quieren condiciones de equidad y tolerancia para que sus hijos puedan expresarse y convivir, es decir, solicitan derechos humanos elementales.

En la evolución social deben ocurrir nuevas emancipaciones. Una tarea pendiente son las garantías mínimas para acoger la diversidad de las personas autistas. Un país sólido será aquel que incluya a todos y que funde su desarrollo sobre la diversidad, aquel que identifique y potencie las virtudes de sus ciudadanos.

En Loja merece especial mención la labor de la Asociación de Padres de Personas con Autismo de Loja (APPAL), quienes bajo la guía del amor provocan la concienciación de educadores, autoridades y través de sus medios, escasos pero efectivos, entregan claves de convivencia en pro de un futuro inclusivo, diverso y humano. Ojalá muchas personas escuchen este mensaje que encierre el significado de un mundo mejor para todos.

Written by abelsuing

abril 9, 2019 at 2:52 pm

Para conocer ¿qué es comunicación?

leave a comment »

Comunicación.  El acto de comunicar sucede en la relación entre personas, por ello la comunicación asume un carácter específico de las relaciones humanas en cuanto son o pueden ser, relaciones de participación recíproca o de comprensión.  Es una forma de coexistencia humana en cuanto modos de participación o de compresión La comunicación aproxima a las personas porque individualmente son distintos y únicos.(Pantoja & Zúñiga, 2006).

La comunicación es una categoría básica de relación y, por lo tanto, es un concepto que define uno de los modos universales de “estar con otro”, esencialmente a nivel antropológico (López, 2003).

El término está tomado del derivado latino communicatio “puesta  en común, intercambio de palabras, acción de participar” y se introdujo en lenguas romances como la francesa en el sentido general de “manera de estar juntos”.  Estos diferentes rasgos definitorios (puesta en común, intercambio, palabras, participar, estar juntos, relaciones sociales) serán conservados finalmente en el transcurso del tiempo en las diferentes definiciones que se sucederán, y que cada una especificará de un modo singular  (Charaudeau & Maingueneau, 2005).

La comunicación permitiría a los hombres establecer entre ellos relaciones que les permiten apreciar lo que los diferencia y los reúne, creando así lazos psicológicos y sociales.  Sus relacione no serían solamente de conflicto, lucha y destrucción sino también de inter-comprensión, enriquecimiento mutuo, construcción de saber y de valor… en los dominios de la filosofía, la antropología y la sociología, la comunicación fue tratada en términos generales de proceso de construcción de las relaciones sociales.

El surgimiento de la teoría de la información, que opero una distinción  entre la forma y el contenido, incidió en la definición de la comunicación humana, entendiéndola como un proceso de transmisión entre una fuente (emisor) y una persona blanco de mensaje (receptor), conforme un esquema simétrico alrededor de las nociones de código, canal, emisor, receptor; codificación y decodificación, lo cual supone que el emisor y el receptor disponen del mismo código. Esta distinción entre forma y sentido permitió al mismo tiempo tomar conciencia de que la comunicación humana no se establecía solamente con la ayuda de signos verbales orales o escritos, sino también de gestos, mímicas, íconos y símbolos que pueden sustituir a estos; este esquema reducía el conjunto de los hechos de comunicación humana a la simple transmisión de información, que  es una parte importante de ella pero no la única (Charaudeau & Maingueneau, 2005)

Hay otra definición del término comunicación, se entiende como una negociación y un intercambio de sentido, donde mensajes, gente perteneciente a una cultura y “realidad” interactúan para que se produzca un sentido o un entendimiento.  Es una definición estructuralista porque pone el acento en los nexos entre elementos constitutivos necesarios para que se produzca un sentido.  Estos elementos entran en tres grupos principales  a) el texto, sus signos y sus códigos; b) la gente que “interpreta” el texto; y, c) la consciencia de una “realidad externa” a la que se refiere tanto el texto como el que lo recibe (O´Sullivan, Hartley, Saunders, Montgomery, & Fiske, 1997)

Sin embargo compartimos el criterio de que comunicación es mucho más que información, supone una relación entre personas, surge siempre la cuestión “el otro”, que no deja de ser complicada, por ello la comunicación remite a la idea de relación, de compartir y negociar. La comunicación es inherente a la condición humana, las personas se comunican, en general, por tres razones: compartir, convencer y seducir pero no siempre se logra establecer la comunicación, emerge una incomunicación motivada porque “el otro” no está en línea o no está de acuerdo, entonces se abre una fase de negociación en la que los protagonistas, de manera más o menos libre o igualitaria, negocian para encontrar un punto de acuerdo, el resultado, cuando es positivo, se llama convivencia, con sus fortalezas y debilidades. De ahí la necesidad de sustituir la idea de compartir por la de negociación y convivencia, lo cual hace más visible el vínculo entre comunicación y democracia (Wolton, 2010).

La comunicación resulta, en su forma contemporánea, de la triple revolución de las libertades humanas, de los modelos democráticos y de los progresos técnicos. Hoy día, tiene mucho menos el sentido clásico de compartir valores comunes que el de una idea de convivencia, ligada a la necesidad de hacer que se mantengan unidas lógicas dispares.  Antes, comunicar era mucho más compartir y reunir, o unir.  Ahora es mucho más convivir y gestionar las discontinuidades (Wolton, 2010).

Nunca se ha hablado tanto de la comunicación como en una sociedad que no sabe comunicarse con ella misma, cuya cohesión está cuestionada, cuyos valores se descomponen, cuyos símbolos demasiado usados ya no logran unificar (Sfez, 2007)

La comunicación es el aprendizaje de la convivencia en un mundo de informaciones donde la cuestión de la alteridad se convierte en central. La comunicación nunca es, pues, una practica natural, sino el resultado de un proceso frágil de negociación, comunicarse es convivir, supone una invitación a la experiencia y a la tolerancia (Wolton, 2010). Lee el resto de esta entrada »