Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘opinión

Recuperemos nuestra cultura financiera

leave a comment »

Optimized-money-2696229_1920

En una época de ajustes económicos, emprendimientos tecnológicos y educación para la innovación parecería que están sobreentendidas algunas de las prácticas que caracterizan el ahorro y la inversión; sin embargo y a la luz de las frecuentes informaciones sobre déficits, endeudamientos y más, a nivel de administraciones públicas y de empresas, parece necesario fomentar la cultura financiera.

Una acepción clásica del concepto de economía es “ciencia de la administración de la casa”, que no involucra únicamente elementos materiales sino también valores, prioridades y acuerdos en pro un bienestar común. Como en un hogar, las empresas y los Estados enfrentan decisiones diarias para atender necesidades ilimitadas con recursos escasos. Los dilemas no son diferentes: Consumos presentes versus inversiones futuras, disciplina versus excesos, gastos básicos contra bienes superfluos.

El ingreso monetario, de una persona o de una familia, se dedica al consumo y al ahorro, así lo define la teoría macroeconómica; luego el ahorro se transforma en inversión fija e inicia un círculo virtuoso de desarrollo productivo. Pero, ¿Cómo formar el capital fijo? La respuesta la encontramos al volver los ojos a las familias y sus hábitos, o en otros términos, necesitamos mirar la cultura financiera de nuestra sociedad.

Cultura, según la RAE, es el conjunto de modos de vida y costumbres. Y cultura financiera es el dominio competencias diarias necesarias para tomar decisiones financieras con información y de una forma sensata a lo largo de la vida. Es decir, son prácticas enseñadas y aprendidas en la célula básica de la sociedad, el hogar.

En un hogar existen prioridades que deben atenderse: Alimentación, salud, educación, vivienda; luego vienen otras necesidades de auto realización y de orden espiritual superior. El propósito es ubicar las condiciones para que cada miembro de la familia viva de forma digna y alcance éxito en los ámbitos privado y público. Hay acuerdos y concesiones que aprendemos en familia. Apoyamos y recibimos apoyo.

Casi todos recordaremos que debimos reemplazar unas vacaciones por reparar la casa o pagar una deuda. También vendrá a nuestra memoria las cuentas que papá y mamá hacían para gestionar un crédito. Cuando, fruto de la disciplina familiar, existían fondos debía tomarse la decisión de dónde ahorrar, cómo invertir, cómo asegurar un poder de compra para el patrimonio familiar.

En Ecuador no cumplimos un cuatro de siglo desde la “dolarización”. Los jóvenes de hoy no vivieron las galopantes inflaciones monetarias y devaluaciones; de un día a otro nuestro capital perdía poder de compra. Los relatos de Eduardo Galeano sobre la injusticia de los ajustes macroeconómicos en América Latina nos ocurrieron de cerca: Un vecino que luego de vender su taxi no pudo adquirir otro, el amigo que debió emigrar en busca de empleo, el jubilado que no alcanzó a comprar una casa, y otras historias.

De fondo está la vivencia de la cultura financiera que sí poseemos los ecuatorianos, que frente a décadas de crisis económicas nos permitió sobrevivir y alcanzar sueños, unas costumbres que sin ser austeras nos ayudaron a formar patrimonios, un estilo de vida prudente sin que ello signifique inhibiciones.

Tal vez las tecnologías, las prisas, el esnobismo o la pérdida de valores nos han llevado a olvidar la importancia de la educación en el hogar, aprender del ejemplo de nuestros padres. He escuchado más de una vez a reconocidos expertos en economía que las mejores maestras en esta ciencia fueron sus madres, dignas señoras que entregaron alimentos y felicidad, y también ahorraron, centavo a centavo, para luego invertir en aquello que aseguró el futuro de sus hijos.

Este ejemplo de los hogares latinoamericanos es cultura financiera. Estas prácticas de base luego se diversifican en instrumentos, derivados o fondos de pensiones, dentro y fuera de cada país. Las denominaciones cambian pero los principios no.

Tal vez es el momento de volver a “los primeros amores”. Recordar cómo en casa, cada día recibimos, por más limitado que haya sido, el alimento que nutrió nuevos sueños. Los ecuatorianos poseemos una cultura financiera, que aunque no tenga el sitial de ciencia exacta en los círculos académicos, nos da un conjunto de claves para la vida en comunidad. Es tiempo de hacer práctica cotidiana de nuestros valores.

Written by abelsuing

junio 4, 2018 at 9:02 am

La constate búsqueda de calidad en la educación superior

leave a comment »

Captura de pantalla 2018-05-14 a las 3.38.28 p.m.

Con ocasión del próximo Congreso de Calidad en la Educación Superior a Distancia denominado VI Cread Andes y VI Virtual Educa Ecuador a realizarse en la Universidad Técnica Particular de Loja entre el 29 de mayo y 1 de junio de 2018, es oportuno volver la mirada hacia esta modalidad de formación superior que día a día acoge a más estudiantes.

Hace 47 años Loja inauguró los estudios a distancia en Ecuador. Existen antecedentes de formación por correspondencia que cubrían la capacitación técnica como la Hemphill Schools, pero la opción de estudios universitarios ocurrió desde 1971. Los cuestionamientos por la ausencia de proximidad, o el empleo de instrumentos didácticos cara a cara, han sido superados a través del desarrollo de competencias por parte de los estudiantes y la mediación tecnológica.

La modalidad de estudios a distancia recibió a las personas que por algún motivo no hicieron estudios presenciales en su juventud, el promedio de ingreso superaba los 30 años de edad; hoy es una de las primeras opciones que toman los jóvenes luego de terminar el colegio.

La confianza en los estudios superiores a distancia y virtuales ganan validez, pertinencia y respaldo social. La legislación ecuatoriana avala y propone estándares de calidad para su ejecución pero además las instituciones que regulan la educación superior en el país autorizan la creación de estudios a distancia en universidades públicas. El pasado abril la Senescyt suscribió convenios para la ejecución de programas de educación superior en modalidad virtual con cinco universidades. Las carreras que se ofertarán y estarán disponibles para su postulación a partir de julio son: Comunicación Social, Derecho, Economía, Educación Básica, Educación Inicial, Ingeniería de Tecnologías de la Información, Pedagogía de los Idiomas, Psicología, Trabajo Social y Turismo.

Con ello hay un futuro de compromiso y de expectativas en la educación a distancia pero implica velar para que las metas, la eficiencia y la eficacia en la formación de tercer nivel cumplan sus propósitos, es decir que las personas tituladas posean iguales o superiores conocimientos, habilidades y destrezas que los titulados a través de estudios presenciales, en definitiva que los estudios superiores a distancia sean de calidad.

De las múltiples acepciones de calidad quizá la más acertada en el contexto educativo es la relacionada con la vida de las personas, la promoción de valores y el impacto social, en donde los fines últimos son el progreso, la equidad y la capacidad para edificar un mejor futuro en comunidad. Sobre ésta base la educación a distancia constituye una de las claves del desarrollo social, no sólo permitirá contar con más profesionales sino también con respuestas a varias necesidades ya que la misma formación a distancia parte de tomar conciencia y potenciar el habitad de cada estudiante.

Suponer que la tecnología, por si misma, sea garantía de calidad es una ingenuidad pero si está acompañada de modelos pedagógicos, infraestructura física, docentes capacitados, pero sobre cuenta con el compromiso de los educandos implicará un proceso de continua búsqueda y logro de calidad.

Ecuador, desde el próximo octubre, avanza hacia una segunda etapa en los estudios a distancia, está vez como una característica de la universidad, ya no serán solo las universidades particulares las que oferten estos estudios ni tampoco serán vistos como subsidiarios o de segunda categoría, son ya una opción preferente en la actual sociedad del conocimiento. Resta por ver, luego de por los menos cinco años, el impacto y los resultados de esta nueva etapa en el desarrollo educativo del Ecuador.

Written by abelsuing

mayo 14, 2018 at 4:05 pm

Publicado en Opinión

Tagged with , ,

Fundar y habitar ciudades en la red

leave a comment »

Así como fueron fundadas las ciudades por descubridores y conquistadores en siglos pasados corresponde hoy fundar espacios en Internet. El gran territorio virtual ofrece posibilidades para crear ciudades digitales que serán habitadas por emigrantes y nativos deseosos de identificarse e interactuar con otras personas de iguales características.

El símil con ciudades físicas sirve para señalar la necesidad de crear sitios de referencia en Internet que permitan encontrar información y que las personas se reúnan para crear y custodiar los patrimonios que edifiquen.

La constante utilización de la red, la cada vez mayor digitalización de procesos y archivos, el empleo de aplicaciones para comunicación escrita y oral, el traslado de los medios de comunicación a Internet y muchas más actividades evidencian la importancia de este medio en nuestra vidas, pero así como hay servicios positivos también suponen riesgos por la falta de identidad, la pérdida de dominio, la utilización indebida de datos y la apropiación por terceros.

Una forma de evitar los riesgos es aproximar Internet a prácticas que hagan realidad el derecho a la comunicación, es decir que permitan “una comunicación libre, intercultural, incluyente, diversa y participativa […] el acceso universal a las tecnologías de información y comunicación [y] la creación de medios de comunicación social”, entre otros fines, conforme lo señala el artículo 16 de Constitución de Ecuador, por citar un referente.

Pero no solo la carta Magna de Ecuador menciona el derecho a la comunicación, la Declaración Universal de Derechos Humanos expresa en su artículo 19 que “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. En ente sentido Internet permite prácticas que nos acerquen al efectivo cumplimiento de un derecho universal.

Pero no basta declarar los derechos, hay que crear la condiciones para ejercerlos, por ello la idea de fundar ciudades digitales intenta expresar la oportunidad de crear sitios que desde la cultura local permitan recursos con los cuales las personas se aproximen para multiplicar la información que derive en desarrollo.

Desde estas prácticas no estará lejano el encontrar un Ecuador digital o una “Nueva Loja” digital en la cual habitemos para además de hacer uso de servicios públicos en la red podamos coincidir y derivar en prácticas reales de mayor calidad de vida, es decir emplear la red como un mecanismo de vinculación que dé lugar a mayores y más ricas experiencias de vida.

Written by abelsuing

julio 16, 2015 at 5:16 pm

“Al infinito y más allá”

leave a comment »

Mi hijo suele repetirme que debemos trabajar como Buzz, el personaje de Toy Story, porque así iremos al “infinito y más allá”. La película animada muestra la labor en equipo de un grupo de juguetes, juntos logran metas que individualmente no alcanzarían, sus perfiles no denotan capacidades extraordinarias, entre ellos están un señor “cara de papa” anciano, un dinosaurio temeroso, un cerdo alcancía, una muñeca delicada. La moraleja de la historia es reunir los talentos de todos para alcanzar grandes metas, tal vez ese es el “infinito y más allá “ en el que aspiran habitar.

Esta lección también está presente en la tradición católica, de la mayoría del pueblo ecuatoriano. La Biblia nos recuerda la labor de Jesús al conformar su grupo de discípulos, fueron personas sencillas, pescadores, un cobrador de impuestos e incluso un revolucionario. Con ellos fundó una Iglesia que perdura más de dos mil años.

La clave parece estar en mirar ideales, tener una visión de futuro y descubrir lo mejor en cada persona. Cada individuo guarda una riqueza que puesta en común se multiplica, lo que juntos alcancen será mucho mayor que la sumatoria de resultados individuales, además conllevan la virtud de vencer temores, juntos pueden descubrir nuevas fronteras, ir más allá de protocolos y límites del conocimiento.

En la relación empresarial, de academia y política es necesario considerar estos modelos de trabajo porque además logran beneficios para la colectividad, llegan incluso a que sus práctica se conviertan en nuevos paradigmas, en nuevas formas de vinculación y cambian la configuración social hacia una mejor equidad, es como educar con el ejemplo, una “buena práctica” que es adoptada por la comunidad a partir de reconocer sus beneficios.

Sería de mucha ayuda para todos adoptar estos ejemplos de vida, como Jesús o como nos muestra la remozada historia de los juguetes, a partir de los talentos individuales unir a equipos para ir hacia metas superiores, a más beneficios y mejores días, requerimos que los líderes nos ayuden a ver la virtud del “otro” y aprovechar la riqueza que tienen, de los contrario nos estaremos anclando, sería como llevar una carga que impide avanzar.

El “infinito y más allá” está en cada uno cuando une sus capacidades al otro. Sería de gran ayuda que nuestros líderes nos permitan encontrarnos, unirnos para llegar a un nuevo país, a lugares ahora desconocidos.

También están los ejemplos de Mandela o Gandhi que sobre las heridas de sus pueblos lograron fijar metas comunes, evitaron ahondar las diferencias, mostraron que en lugar de violencia debemos luchar por nuestros ideales, en lugar de quitar la vida ellos ofrendaron sus vidas tras grandes ideales. Todos somos necesarios para cambiar nuestra sociedad, deberíamos unir nuestras virtudes, nuestras capacidades, lo mejor de cada persona para llegar un Ecuador más humano.

Written by abelsuing

julio 2, 2015 at 4:27 pm

Publicado en 2015, Ecuador, Loja, Opinión

Tagged with

Una televisión pública en Loja

leave a comment »

Está en proceso de implementación un canal de televisión público en Loja a través de la gestión del municipio, esta iniciativa genera debate por el riesgo de constituirse un medio del gobierno local, alejado de los principios de servicio, sin embargo también representa la posibilidad de inaugurar una experiencia única para la cultura y los derechos ciudadanos.

Los derechos a la comunicación y los instrumentos para ejercerlos configuran la ciudadanía comunicacional, hasta ahora han predominado los medios privados y pese a que muchos de ellos han brindado espacios para que las personas expresen sus opiniones de manera libre, no han constituido experiencias amplias en cobertura de todos los intereses de la comunidad porque, por su propia naturaleza, deben responder a una lógica de economía de mercado para sobrevivir.

El sociólogo de la comunicación Jesús Martín Barbero reta a los medios públicos de Colombia para que permitan el ingreso masivo de los jóvenes a la televisión, para que expresen su cultura oral, de Facebook, de nuevos relatos, de caos, de ruptura, de creación. Es un reto que no sólo le corresponde a Colombia, es también un desafío para toda Latinoamérica.

En esta perspectiva, Loja podría dar un primer paso para proyectar en la televisión pública la cultura local, regional, las formas de pensar de los ciudadanos, la historia, los relatos de muchos colectivos sociales, políticos, de deportistas, religiosos, indígenas, institucionales, etc. Más allá de las técnicas y los formatos audiovisuales lo importante es saber contar historias, como lo dicen el experto Omar Rincón.

Qué piensan y cómo viven los habitantes de Vilcabamba, de Quinara, de Chantaco, cómo ejercen su profesión los comerciantes, los obreros, cuáles son los juegos de los niños de la escuela Ángel Felicísimo Rojas y qué se parecen a los juegos de los niños de la escuela Eugenio Espejo puede ser de gran utilidad porque juntos estos niños construyen hoy la Loja del 2035, en esto la televisión publica puede ayudar mucho.

Espacios como los referidos pueden ser atractivos para los medios privados pero probablemente tendrán dificultad en financiarlos, hasta cambiar nuestros patrones de recepción, acostumbrados a los relatos foráneos de mucho glamour pero de poca identidad.

En cuanto a evitar los riesgos de influencia política podría evaluarse la elaboración de un reglamento para la conformación de un consejo de administración, lo ideal es que esté integrado por perfiles cualificados y que además el medio cuente con presupuestos garantizados para su operación.

Tal vez, un canal de televisión público no sea una garantía de cambio inmediato. Desde la lógica de mercado un medio tendrá acogida en tanto presente contenidos de calidad, mientras que desde el prisma social un medio público sirve para ampliar las posibilidades del derecho a la comunicación. Si la propuesta está fundamentada en criterios técnicos, económicos y sociales este puede ser el inicio de una experiencia diferente en medios públicos, está en manos de los lojanos dar paso a conocer y evaluar la pertinencia de la televisión pública local.

Written by abelsuing

junio 10, 2015 at 5:50 pm

Necesidad de producción audiovisual nacional en Ecuador

leave a comment »

El artículo 97 de la Ley Orgánica de Comunicación  de Ecuador (LOC) señala que los medios de comunicación audiovisual de origen nacional, destinarán de manera progresiva, al menos el 60% de su programación diaria a la difusión de contenidos de producción nacional; y según el artículo 60 de la misma ley los contenidos deberán clasificarse en informativos, de opinión, culturales, entretenimiento, deportivos; y, publicitarios.

Sin embargo los datos de horas exhibidas en la televisión privada ecuatoriana en 2012,  publicados por CIESPAL, muestran que el 57% corresponde a entretenimiento y 19,5% a información, es decir 3/4 partes de la programación están copadas por dos géneros; la cultura, los programas de opinión, el deporte y la publicidad ocupan menos del 25% de la oferta televisiva en 2012.

Las funciones clásicas de la televisión: educar, formar y entretener, están lejos de ser realidad, es necesario procurar equilibrio en la producción y emisión de contenidos porque hoy existen más programas de ficción y entretenimiento, lo que implica desaprovechar el potencial del medio para emitir información de salud, educación y en general acercar a la comunidad a una mejor calidad de vida.

La ficción de origen ecuatoriano: telenovelas, miniseries, largometrajes y otros, en los últimos tres años según el mismo CIESPAL, suman en promedio 8,5% del  total de horas exhibidas en la televisión comercial, Ecuador depende en gran medida de contenidos foráneos para armar sus parrillas de programación.

¿Podemos hablar de una televisión ecuatoriana cuando un alto porcentaje de contenidos son producciones internacionales? Para alcanzar el 60% de contenidos nacionales que manda la LOC deberán desarrollarse con más fuerza las políticas públicas de fomento a la producción audiovisual nacional e independiente; ya existen llamados, convocatorias desde el Ministerio de Cultura y Consejo Nacional de Cine, esperemos que esto anime a los realizadores, particularmente a los jóvenes para generar una identidad audiovisual.

Aunque existen voces discrepantes, que ven la norma como un riesgo ya que en la práctica las estaciones de televisión estarán preocupadas por cumplir las cuotas a riesgo de la calidad, es una oportunidad para hacer, pensar, proponer y configurar un espacio de producción nacional, dependerá de la misma comunidad prepararse para recibir y orientar una televisión diferente que esté próxima a sus necesidades.

La oferta de la televisión ecuatoriana

leave a comment »

De acuerdo a la investigación «La transición de contenidos en la televisión ecuatoriana como consecuencia de la implementación de la televisión digital y la Ley Orgánica de Comunicación» realizada por el Departamento de Ciencias de la Comunicación de la UTPL la oferta de la televisión ecuatoriana no está equilibrada en relación a la clasificación de contenidos que dispone la Ley Orgánica de Comunicación (LOC). Existe una porción muy superior de entretenimiento en desmedro de géneros que podrían ayudar al desarrollo de la comunidad. La televisión ecuatoriana vista desde sus contenidos no es plural ni democrática.

La proporción de producción propia de las estaciones de televisión ecuatoriana privadas e incautadas, de lunes a domingo, entre 2012 y 2103 es de 46% en promedio, pese a que hay estaciones que cumplen con la cuota que dispone la LOC, 60%, esta producción no cubre todos los géneros. La producción de ficción clave en la demanda de contenidos como las telenovelas tiene un origen ecuatoriano de solo 10% del total de horas exhibidas.

Modelos de televisión como el ecuatoriano cuyo origen es comercial históricamente ha privilegiado contenidos extranjeros sobre todo estadounidenses, mexicanos y venezolanos, La alternativa a esta dependencia parece estar en acuerdos entre los entes locales, regionales y el Estado para tender puentes entre la industria del entretenimiento y el sistema educativo y así llenar el vacío audiovisual.

La misma investigación señala que las estaciones privadas de televisión están trabajando para cumplir las cuotas de producción nacional. A pesar de la orientación para crear contenidos nacionales hay inconvenientes como responder a las preferencias del público, mantener emisiones en alta definición, contar con personal creativo calificado y disponer de estrenos de ficción en cantidad y calidad suficientes.

Hay oportunidades para productores independientes en el desarrollo de contenidos de géneros deficitarios como formativos, educativos, culturales y de opinión, parte de los potenciales productores independientes a los que recurrirán las estaciones privadas son las universidades.

Existe temor por el futuro, faltan políticas públicas para motivar la relación entre potenciales proveedores de contenidos como las facultades de comunicación y periodismo, escuelas de arte e institutos de audiovisuales con las estaciones de televisión para iniciar una dinámica que vaya hacia un sistema nacional de producción y circulación de contenidos.

El escenario es de oportunidades y retos, hay disposición y compromiso por cumplir la LOC pero faltan políticas públicas que orienten y motiven la acción coordinada de empresas y colectividad, existe una demanda insatisfecha que deberá atenderse en la evolución de formatos, pantallas y formas de consumo. Existe también el compromiso de producir más y mejor para dar identidad audiovisual al país pero sobre todo para aportar una mirada diferente que responda al marco legal que busca ciudadanos conscientes de sus deberes y derechos, al final la efectividad y aprovechamiento de los cambios tecnológicos y legales dependen de acuerdos entre empresas, sociedad y gobierno.

Written by abelsuing

noviembre 20, 2013 at 7:51 am