Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘liderazgo

Líderes visionarios para recuperar las instituciones

leave a comment »

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Entre las cualidades que debe poseer un líder, la visión, la capacidad de proyectar el futuro, es tal vez la más importante. Las personas competentes para organizar procesos, administrar proyectos e innovar son necesarias para el buen funcionamiento de las instituciones, sin embargo, la visión que lleven los directivos será el factor fundamental para crear escenarios, motivar a sus equipos y alcanzar mayores oportunidades.

La primera misión, la primera tarea de un jefe, director, gerente u otro cargo de responsabilidad es tener visión. La visión construye ideales que comprometen, que aportan significados a las tareas.

La historia muestra que los líderes visionarios cambiaron el mundo, fueron personas comprometidas con grandes ideales, advirtieron el futuro y animaron a seguirlo, con su ejemplo brindaron confianza y fueron, ellos mismos, el cambio que deseaban alcanzar.

Hoy que las crisis suceden con frecuencia, que los escándalos rodean a varios gobiernos latinoamericanos, que nuevamente el peso de los ajustes deben pagarlo los más necesitados es tiempo de pedir visión a quienes dirigen ministerios, alcaldías, prefecturas, empresas, colegios, iglesias, es decir a todos los que guían.

¿Qué va a ocurrir mañana? ¿Cómo debe organizarse una comunidad? ¿Cuáles son las mejores fórmulas para los grandes acuerdos sociales? ¿Qué alternativas evitan la violencia y el narcotráfico?  Como estás, hay muchas preguntas que los teóricos buscan solucionar pero que implican procesos y compromisos. Desde instancias académicas se espera que los actores sociales se comporten de formas “previsibles” pero la realidad es dinámica y los modelos no se ajustan al día a día de las personas.

Faltan timoneles que sienten bases para diálogos amplios, que lleven a los ciudadanos a una mejor convivencia. La idea no es anular las estructuras de los Estados modernos, pero si humanizarlas, acercar las entidades a las personas, para ello son necesarios líderes visionarios, democráticos, humanistas.

Los líderes visionarios no son necesarios ahora, son requeridos siempre, tal vez sus valores los inhiben o están detenidos por un status quo que expolia los patrimonios públicos, entonces ha llegado la hora de solicitar a quienes poseen visión que la transmitan, que multipliquen sus saberes y experiencias. Se necesita, con urgencia, líderes visionarios para vivir en una Latinoamérica diferente, donde la vida digna no sea una declaración política sino una realidad vivida por todos.

Anuncios

Written by abelsuing

mayo 31, 2019 at 7:40 am

Se necesitan líderes humanistas

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/395c6q

Imagen tomada de https://goo.gl/395c6q

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Ecuador, el área andina, el mundo demandan líderes que guíen a la sociedad en la lucha contra los grandes problemas contemporáneos: La pobreza, la exclusión, la intolerancia, las olas migratorias; dificultades surgidas como consecuencias de la irracionalidad y de la falta de ejemplos que muestren que el mejor camino es la equidad y el trabajo en equipo, para alcanzar una mejor convivencia.

Aunque existan personas bienintencionadas y deseosas de cooperar, se requieren de varios talentos, de varios líderes para crear y mantener nuevos hábitos. No existen los “mesías” que en uno o dos periodos de gobierno cambian la realidad.

¿Cuál es el perfil del líder que la sociedad necesita? A más de conocimientos y cualidades técnicas, debe ser una buena persona, con alto sentido común y capaz de identificar y potenciar el talento de su equipo. Tal vez el patrón que sirve para identificar a los líderes es aquel que los muestra en sus vidas cotidianas, la forma en que han crecido, la trayectoria profesional y las relaciones que llevan con sus familias. Las experiencias recientes en América Latina evidencian que no siempre los tecnócratas han acertado en sus decisiones. La corrupción es una sombra que cubrió a doctos y a hombres sencillos.

Desde el retorno a la democracia, en Ecuador, hace ya 40 años, han pasado por las administraciones locales y nacionales muchos políticos, pero ¿Cuántos han sido auténticos líderes, que dejaron huella de humanidad y de grandes objetivos? ¿Cuántos han ofrecido cambiar, para bien, al país, llevarlo al primer mundo, pero han fracasado? Varias generaciones se han sucedido, desde 1978, y no han visto el progreso tan anhelado.

Los líderes humanistas que el país necesita, parece que son los hombres de pueblo, que sin ser economistas administran de forma excelente sus limitados recursos, aquellos que tienen ideales para sus hijos, los padres que educan en valores, que muestran con su ejemplo de vida que la mejor solución a los conflictos es el diálogo, los hombres y mujeres que están dispuestos a dejar sus espacios y sus comodidades para que los jóvenes no pierdan sus ilusiones. Éstos líderes que viven en cada hogar, deberían dar un paso adelante y arriesgarse a liderar las instituciones y al país.

Restan pocos meses para un nuevo proceso electoral. En casi todas las ciudades de Ecuador se habla pre candidatos y se corren encuestas. Hay anticipos de planes de trabajo y de posibles colaboradores. Bien por los políticos dispuestos y en condiciones de servir, todos deberían administrar la cosa pública, en algún momento, pero también estar listos a retirarse cuando la gestión les resulte insuperable, seguramente los electores lo entenderán y los juzgarán por el bien que lograron cumplir.

Es importante ceder las aspiraciones personales, legitimas, por el bien común. La política no es una profesión, es un servicio a los demás. La administración pública no recae en una persona, la llevan equipos de colaboradores. La principal misión de un alcalde, de un ministro, del Presidente de la República debería ser tener visión de futuro, para que cada acción que emprendan esté empeñada con los niños. Ojalá los latinoamericanos hayan aprendido que el futuro es tarea de todos y que un político, por sí mismo, no es garantía de cambio. Son necesarios equipos de líderes humanistas comprometidos con multiplicar en la sociedad sus ejemplos de vida.

Written by abelsuing

noviembre 9, 2018 at 1:26 am

Más “auctoritas” y menos “potestas”

leave a comment »

Imagen tomada de https://goo.gl/NinBgz

Imagen tomada de https://goo.gl/NinBgz

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

En su libro “En busca de respuestas”, el ex Presidente del Gobierno de España, Felipe González menciona la importancia del liderazgo basado en el “auctoritas” más que en el “potestas”. Estás expresiones, presentes en el Derecho Romano y de origen latino, refirieren el origen de la autoridad, fundada en el prestigio ganado u otorgada por un cargo.

“La “auctoritas” era una forma de legitimación social que procedía del saber, de la valía, una capacidad moral para emitir opiniones cualificadas que eran valoradas por la comunidad (…) La “potestas” por el contrario, hacía referencia a la capacidad legal para tomar decisiones; al cargo, al liderazgo formal”.

Desde otra perspectiva, “la “potestas” es la ley, se basa en un poder que no se cuestiona, se tiene y se ejerce, mientras que la “auctoritas” (…) se gana demostrando a los demás, a través de la experiencia, que se es digno de respeto”. La “auctoritas” es “el poder que da[n] las cualidades innatas de una persona, eso que da el respeto y la admiración. Si sólo tienes poder por “potestas”, una vez que termina tu cargo te quedas en nada”.

La reflexión de Felipe González identifica la necesidad de recuperar el espíritu de servicio y un “ethos” de vida común fundada en valores. Hechos como las quiebras financieras de 2008 o las diásporas humanas para evitar la pobreza en América Latina, África y Asia muestran fallas en los liderazgos porque han dejado de lado el bienestar de las mayorías.

Parecería que las acciones de los dirigentes de pequeñas instituciones, municipios o empresas no repercuten en la administración de los Estados, que la autoridad otorgada por una elección o un nombramiento galvaniza y legitima las decisiones que se tomen, pero no es así. Basta ver como los ecuatorianos viven el inicio de un ciclo de ajustes económicos y tal vez una ralentización de las políticas sociales a consecuencia, en primer término, de un mal liderazgo, de una generación de políticos que justificaron sus actos en la “potestas” en lugar que en el “auctoritas”.

Muchos ecuatorianos recordaran frases como “la majestad del poder” o “en una sola vuelta” que fueron utilizadas para señalar autoridad, también vendrá a su memoria las formas o los protocoles oficiales que los gobiernos locales y el nacional impusieron para hacer evidente la presencia de quienes detentaban una autoridad constituida en el poder.

Es el momento de recuperar las prácticas y la filosofía de los creadores de la jurisprudencia, fomentar el “auctoritas” entre docentes, colegas de trabajo, vecinos y en el hogar. La autoridad debe ser consecuencia del saber, de la experiencia, es el ejemplo que guía y convoca, debe procurar el bienestar colectivo. La vida en sociedad demanda de equilibrios, de acuerdos, de mutuas concesiones entre los habitantes de una ciudad, de un país, para ello es necesario que las instituciones y los líderes actúen sobre las bases de la mesura, la tolerancia, la verdad y la belleza.

 

Written by abelsuing

septiembre 3, 2018 at 9:06 am

Una lección de vida: “Cartas a mis hijos”

leave a comment »

Hace pocos días me encontré con Omar Rincón, parte de la unidad regional de análisis de la comunicación para América Latina de la Friedrich Ebert Stiftung, y me comentó que lo importante para ser periodista es tener algo que contar.  Igual pienso que para ser escritor es fundamental tener algo que contar, por eso más allá de los posibles errores que dice Guillermo Lasso encontraremos en su libro “Cartas para mis hijos” lo valioso es el fondo de la obra que además no pide favor a otros textos que pretenden ser literarios.

“Cartas a mis hijos” es un testimonio de vida, en el libro están reflejadas las decisiones y vivencias de un hombre que se atrevió a creer, a seguir los pasos del bien y orar para que cada día Dios ilumine sus decisiones.

En sus páginas he visto reflejadas alegrías, gozos y tristezas de una familia que optó por el bien y que en momentos difíciles sabe mantener el norte a los luz de los valores y la fe cristiana.  Para quienes piensen que la religión sabe a desaguisado en un mundo interconectado, laico y tolerante debo decir que en realidad es la brújula que nos llevará a buen puerto, nos permitirá encontrarnos y ayudarnos en comunidad.

Guillermo Lasso nos dice que tomó la opción por la Obra de Dios y que procura la santidad en el trabajo diario.  He escuchado en varias ocasiones las grabaciones de las charlas que el P. Josemaría Escrivá de Balaguer impartió en sus viajes por América Latina, en ellas nos habla del amor infinito del Padre y que de todos podemos y debemos avanzar a Cristo y dar testimonio de nuestra fe y del amor por Dios a través del amor a nuestros hermanos. El P. Josemaría nos da las claves de la vida y la forma en podemos ser felices… pero nos resistimos a escuchar y a construir.  Guillermo Lasso nos muestra cómo hacerlo.

Hay ejemplos magníficos de todo lo que se puede hacer en obras y vidas iluminadas por Cristo. Hace poco leí “El liderazgo al estilo jesuita” y me quedé con su visión y sus metas en los “magies”.  Yo contribuyo a diario en la obra que los Misioneros y Misioneras Identes edifican para “sentar a Cristo en la cátedra universitaria” y seguir el ejemplo de santidad de Dios. Lasso me ha retado a creer más y avanzar confiado.

Sin desprenderme de una de las partes de la obra vinculada a la investigación y la empresa, que reflejan los valores y actuaciones éticas de Guillermo Lasso, me permito reproducir:

Respecto a la Fundación Ecuador Libre.  Las ideas… “Las hay de todo tipo y tendencias, pero yo pienso que la realidad hay que comprenderla tal cual es, sin pasarla previamente por un prisma ideológico y político, para generar propuestas que no supongan intereses partidarios y que, por la solidez de su formulación, sean aceptadas por lo más diversos sectores de una país.  Se trata de elevar el sentido común a una categoría académica, con sólidos fundamentos basados en la evidencia y en la investigación, partiendo de buenos diagnósticos de los problemas pero sin quedar en ello y sin distribuir culpabilidades” (Lasso, 2011: 174).

Más adelante respecto a la iniciativa privada nos dice “En el caso de un empresario, su responsabilidad incluso no termina con el cumplimiento de la ley, con el pago de los impuestos, con cumplir con lo que corresponde a los trabajadores.  Eso debe hacerse, pero las empresas deben tener, además, una conciencia social, y ser sensibles y estar atentas frente a lo que sucede en su entorno y pensar que su objetivo no es la acumulación de riquezas sino la generación de valor social que se traduce  en una generación de oportunidades para los demás” (Lasso, 2011: 223).

Espero que este próxima la oportunidad de escuchar a Guillermo Lasso en Loja y quizá presente su obra en la UTPL.

Bibliografía: Lasso, Guillermo (2011): Cartas a mis hijos. Quito: Planeta.

Written by abelsuing

octubre 17, 2011 at 11:10 pm

La carta de navegación y las claves de la UTPL.

leave a comment »

“Plan Estratégico de Desarrollo Institucional 2011 – 2020”

“Plan Estratégico de Desarrollo Institucional 2011 – 2020”

Gracias a la política de información de la UTPL puedo compartir el “Plan Estratégico de Desarrollo Institucional 2011 – 2020”.  Es un documento que muestra el camino que continuaremos para hacer realidad la educación centrada en valores con el ideal de “sentar a Cristo en la cátedra universitaria”.  Son siete líneas de trabajo:

  • Desarrollar una universidad como alma máter para el siglo XXI.
  • Investigación, desarrollo e innovación.
  • Docencia pertinente y de alto nivel.
  • Educación a distancia.
  • Recursos naturales, biodiversidad y geodiversidad.
  • Ciencias biomédicas.
  • Liderazgo y excelencia.

El plan es atractivo e invita a soñar, a buscar horizontes y las claves de gestión social para el desarrollo humano, proyecta nuestro entorno en relación con el mundo.

“El liderazgo al estilo jesuita”

with one comment

Entre los apuntes para trabajos de investigación, me he permitido leer el libro: Lowney, C. (2008). El liderazgo al estilo de los jesuitas. Bogotá. Editorial Norma. Texto que reúne un conjunto de ricas experiencias de la obra de los jesuitas e inspira con ejemplos de los “padres fundadores” de la orden, cuenta pasajes de la vida de San Ignacio de Loyola, Francisco Javier  y otros que marcaron el mundo con sus valores; de la reflexión que provoca la lectura encuentro relación con varias acciones y procesos que vivimos en la UTPL, con el temor de equivocarme me atrevo a concluir que el espíritu católico impregna, conduce, inspira las obras por senderos paralelos hacia la promoción del ser humano; me permito reproducir algunas de la ideas:
•    En su libro Leaders, Warren Bennis explica cómo la visión y los valores básicos fomentan la innovación y la creatividad (Pág. 240).
•    ¿Cómo decidiría si estuviera a puertas de la muerte? ¿Qué valores y objetivos personales lo guiarían en ese momento? (Pág. 260).
•    Pero los líderes van más allá: reflexionan sobre sus errores, aprenden de ellos y siguen adelante (Pág. 261).
•    La señal distintiva de la conquista jesuita fue… el conocimiento (Pág. 268).
•    Infinitamente más valioso … fue el hecho de que los fundadores sí tenían dedicación incondicional a un modo exclusivo de trabajar y de vivir, a una vida en la cual se integraban los principios del liderazgo, es decir, el conocimiento de sí mismos, el ingenio, el amor y el heroísmo (Pág. 269). Lee el resto de esta entrada »

Written by abelsuing

agosto 11, 2008 at 1:26 pm

Publicado en Biblografía, Varios

Tagged with ,