Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Posts Tagged ‘aprendizaje

La historia como metodología para aprender

leave a comment »

 

Imagen tomada de https://goo.gl/JCakJd

Imagen tomada de https://goo.gl/JCakJd

Por: Abel Suing arsuing@utpl.edu.ec

El proceso de enseñanza – aprendizaje de algunas asignaturas está apoyado en textos e investigaciones elaborados fuera del país, y por lo tanto aluden a ejemplos y casos de estudio que responden a realidades diferentes a las nuestras. Los conceptos y las teorías son universales, pero con frecuencia deben elaborarse procesos de aproximación a los referentes del entorno. El marco educativo tradicional parte de un conjunto de premisas, materiales y recursos a través de los cuales procura lograr cambios y formar competencias.

Cada día ocurren cambios que demandan nuevas pedagogías para lograr la educación. El modelo de escuela convencional, entendido como institución y organización social no es el único posible ya que desde otras inquietudes y perspectivas pedagógicas han existido patrones y experiencias alternativas que han mostrado una mirada innovadora sobre el sentido de la educación (Ramos & Pericacho, 2015).

Una propuesta alternativa, para la enseñanza de contenidos que no han sido sistematizados son las historias. Existen antecedentes de esta práctica que señalan ventajas en tanto promueve la participación ciudadana y desarrolla el pensamiento histórico y crítico de los estudiantes (Gálvez & Blanch, 2016), para asegurar el éxito deben promoverse actividades que permitan interactuar, debatir, trabajar y analizar documentos y fuentes de información.

Hay distintas formas de emplear la historia en la enseñanza, una es el uso didáctico de narraciones. Los relatos tienen la capacidad de transmitir valores, una referencia próxima está en la Biblia, enseña el mensaje de Jesús a través de parábolas. La historia puede ser una buena técnica para aprender, pero necesita del uso combinado de otros recursos para lograr una integración más amplia, holística y efectiva (Acevedo-Díaz, García-Carmona & Aragón, 2017).

“Las historias cortas son una secuencia narrada de eventos, episodios y emociones conectadas” (Lanuza, Trujillo & Merlo, 2017). Ésta como otras renovaciones requiere armar un andamiaje y enriquecer sus metodologías, para que impulse un amplio abanico de nuevos conocimientos (Ramos & Pericacho, 2015).

El aprendizaje a través de historias demanda que los estudiantes conozcan de la técnica periodística de la entrevista, además el aprendizaje a través de fuentes de información adicionales, como testimonios orales, memorias y autobiografías puede revelar enfoques originales respecto a los motivos y las justificaciones de aquellas personas que han estado involucradas en hechos trascendentes (Watkiss, 2016).

Sobre la base de lo señalado, se estima que hay una oportunidad para aprender a través de “descubrir” la historia local que es pertinente y está al alcance de todos. Cada día hay nuevas perspectivas que ayudan a formar estudiantes críticos que, desde su realidad e identidad, establezcan puentes con otras culturas.

Bibliografía

  • Acevedo-Díaz, J.; García-Carmona, A. & Aragón, M. (2017). Historia de la ciencia para ensenar naturaleza de la ciencia: una estrategia para la formación inicial del profesorado de ciencia. Educación Química, 28, 140-146
  • Gálvez, Villalón & Blanch, Pagès. (2016). La práctica de la enseñanza de la historia con base en los propósitos para enseñar: el caso de mariana. Educação em Revista32(3), 349-371. https://dx.doi.org/10.1590/0102-4698150408
  • Lanuza, G.; Trujillo, E. & Merlo, C. (2017) La efectividad de las historias cortas como estrategia para enseñar comprensión lectora. Artículo de Discusión. FAREM-Estelí, Estelí, Nicaragua.
  • Ramos, S. & Pericacho, F. (2015). Una propuesta de innovación docente para enseñar historia de la renovación pedagógica en la universidad. Educació i Història: Revista d’Història de l’Educació. 26, 65-88
  • Watkiss, R. (2016). “¿Crimen? No, no fue realmente un crimen”: Utilizar historia oral y las memorias para enseñar historia del crimen, Revista Historia y Justicia. 6, 274-294
Anuncios

Written by abelsuing

marzo 18, 2019 at 12:44 am

“Sociedad del conocimiento”

leave a comment »

La expresión se refiere a la apropiación de la información para beneficio de las personas. Se entiende como la aplicación de la información, filtrada y seleccionada,  en actividades concretas. Una de las primeras menciones de está expresión se dio en el campo del management por Peter Drucker.

Antes de indagar en definiciones, es oportuno responder a ¿qué es conocimiento?  Nos servimos de la definición del sociólogo Daniel Bell, citada por Manuel Castells (2005), “conocimiento: una serie de afirmaciones organizadas de hechos o ideas que presentan un juicio razonado o un resultado experimental, que se transmite a los demás mediante algún medio de comunicación en alguna forma sistemática. Por lo tanto distingo conocimiento de noticias y entretenimiento”.

En el libro “El advenimiento de la sociedad post-industrial” Daniel Bell (1973) mencionó que el conocimiento será el eje primordial de la “sociedad de la información” y predice que los servicios basados en el conocimiento se convertirán en la estructura central de la nueva economía (Genta, 2008). Para Karsten Krüger (2006) el conocimiento es considerado como uno de los principales causantes del crecimiento junto con los factores capital y trabajo.

El cambio conceptual de “sociedad de la información” a “sociedad del conocimiento” resalta la importancia del conocimiento como principio estructurador de la sociedad moderna e incide en cambios en la estructura económica, mercados laborales, educación y formación. El conocimiento en uno de los parámetros que gobierna y condiciona la estructura y composición de la sociedad actual y es, también, mercancía e instrumento determinante del bienestar y progreso de los pueblos (Mateo, 2006).

Por lo dicho, el concepto “sociedad del conocimiento” describe un proceso de creación, acumulación, distribución y depreciación del conocimiento; la mutación de conocimientos en contextos distintos al lugar donde nacieron. Alude a los recursos humanos por sobre los naturales en razón de la ventajas competitivas.  La “sociedad del conocimiento” se caracteriza por el uso intensivo de tecnologías de información y comunicación para difusión; explotación económica de los conocimientos mediante innovación; y, transmisión de conocimientos mediante educación y formación (Vargas, 2005).

Los avances en educación, la innovaciones tecnológicas, la organización social, los flujos comerciales y adopción de las tecnologías de la información, características de nuestra sociedad demandan personas mejor educadas, entrenadas para insertarse en los proceso de producción e investigación.  La dinámica social, cultural y económica en que convivimos configura lo que llamamos “sociedad del conocimiento”.

La “sociedad de la información” proporciona conocimiento y la “sociedad del conocimiento” proporciona competencias, promoviendo, no la gestión de los “triviales” recursos humanos, sino de las personas como un todo (Rodrigues, 2003). Nuestros modelos educativos permiten que las personas adquieran competencias que les llevarán a utilizar los conocimientos adquiridos para mejorar sus niveles de vida.

Fruto de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI) de 2003, la UNESCO acuñó el concepto de “sociedad del conocimiento” caracterizado por cuatro principios clave: la libertad de expresión, la educación de calidad para todos, el acceso universal a la información y, conocimiento y respeto de la diversidad cultural y lingüística (UNESCO, 2009). Lee el resto de esta entrada »

Written by abelsuing

noviembre 29, 2010 at 12:25 am

Para conocer ¿qué es comunicación?

leave a comment »

Comunicación.  El acto de comunicar sucede en la relación entre personas, por ello la comunicación asume un carácter específico de las relaciones humanas en cuanto son o pueden ser, relaciones de participación recíproca o de comprensión.  Es una forma de coexistencia humana en cuanto modos de participación o de compresión La comunicación aproxima a las personas porque individualmente son distintos y únicos.(Pantoja & Zúñiga, 2006).

La comunicación es una categoría básica de relación y, por lo tanto, es un concepto que define uno de los modos universales de “estar con otro”, esencialmente a nivel antropológico (López, 2003).

El término está tomado del derivado latino communicatio “puesta  en común, intercambio de palabras, acción de participar” y se introdujo en lenguas romances como la francesa en el sentido general de “manera de estar juntos”.  Estos diferentes rasgos definitorios (puesta en común, intercambio, palabras, participar, estar juntos, relaciones sociales) serán conservados finalmente en el transcurso del tiempo en las diferentes definiciones que se sucederán, y que cada una especificará de un modo singular  (Charaudeau & Maingueneau, 2005).

La comunicación permitiría a los hombres establecer entre ellos relaciones que les permiten apreciar lo que los diferencia y los reúne, creando así lazos psicológicos y sociales.  Sus relacione no serían solamente de conflicto, lucha y destrucción sino también de inter-comprensión, enriquecimiento mutuo, construcción de saber y de valor… en los dominios de la filosofía, la antropología y la sociología, la comunicación fue tratada en términos generales de proceso de construcción de las relaciones sociales.

El surgimiento de la teoría de la información, que opero una distinción  entre la forma y el contenido, incidió en la definición de la comunicación humana, entendiéndola como un proceso de transmisión entre una fuente (emisor) y una persona blanco de mensaje (receptor), conforme un esquema simétrico alrededor de las nociones de código, canal, emisor, receptor; codificación y decodificación, lo cual supone que el emisor y el receptor disponen del mismo código. Esta distinción entre forma y sentido permitió al mismo tiempo tomar conciencia de que la comunicación humana no se establecía solamente con la ayuda de signos verbales orales o escritos, sino también de gestos, mímicas, íconos y símbolos que pueden sustituir a estos; este esquema reducía el conjunto de los hechos de comunicación humana a la simple transmisión de información, que  es una parte importante de ella pero no la única (Charaudeau & Maingueneau, 2005)

Hay otra definición del término comunicación, se entiende como una negociación y un intercambio de sentido, donde mensajes, gente perteneciente a una cultura y “realidad” interactúan para que se produzca un sentido o un entendimiento.  Es una definición estructuralista porque pone el acento en los nexos entre elementos constitutivos necesarios para que se produzca un sentido.  Estos elementos entran en tres grupos principales  a) el texto, sus signos y sus códigos; b) la gente que “interpreta” el texto; y, c) la consciencia de una “realidad externa” a la que se refiere tanto el texto como el que lo recibe (O´Sullivan, Hartley, Saunders, Montgomery, & Fiske, 1997)

Sin embargo compartimos el criterio de que comunicación es mucho más que información, supone una relación entre personas, surge siempre la cuestión “el otro”, que no deja de ser complicada, por ello la comunicación remite a la idea de relación, de compartir y negociar. La comunicación es inherente a la condición humana, las personas se comunican, en general, por tres razones: compartir, convencer y seducir pero no siempre se logra establecer la comunicación, emerge una incomunicación motivada porque “el otro” no está en línea o no está de acuerdo, entonces se abre una fase de negociación en la que los protagonistas, de manera más o menos libre o igualitaria, negocian para encontrar un punto de acuerdo, el resultado, cuando es positivo, se llama convivencia, con sus fortalezas y debilidades. De ahí la necesidad de sustituir la idea de compartir por la de negociación y convivencia, lo cual hace más visible el vínculo entre comunicación y democracia (Wolton, 2010).

La comunicación resulta, en su forma contemporánea, de la triple revolución de las libertades humanas, de los modelos democráticos y de los progresos técnicos. Hoy día, tiene mucho menos el sentido clásico de compartir valores comunes que el de una idea de convivencia, ligada a la necesidad de hacer que se mantengan unidas lógicas dispares.  Antes, comunicar era mucho más compartir y reunir, o unir.  Ahora es mucho más convivir y gestionar las discontinuidades (Wolton, 2010).

Nunca se ha hablado tanto de la comunicación como en una sociedad que no sabe comunicarse con ella misma, cuya cohesión está cuestionada, cuyos valores se descomponen, cuyos símbolos demasiado usados ya no logran unificar (Sfez, 2007)

La comunicación es el aprendizaje de la convivencia en un mundo de informaciones donde la cuestión de la alteridad se convierte en central. La comunicación nunca es, pues, una practica natural, sino el resultado de un proceso frágil de negociación, comunicarse es convivir, supone una invitación a la experiencia y a la tolerancia (Wolton, 2010). Lee el resto de esta entrada »