Investigación, extensión y servicios en comunicación

Diario de campo

Una lista

leave a comment »

Imagen tomada de https://hablemosdeempresas.com/

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

La asignación sesgada de las vacunas contra la Covid-19 en Ecuador generó sorpresa y preocupación por los criterios de selección, la falta de transparencia y las decisiones de algunos servidores públicos.

Las técnicas y lógicas de distribución de la vacuna habían sido anticipadas por expertos con el apoyo de empresarios, con disposición se unieron recursos de los sectores público y privado en un momento único en la historia.

En las previsiones y contingencias probablemente se anticiparon factores sociales, políticos, naturales, y tal vez ideológicos, pero seguramente no presumieron riesgos originados por el encargado de la misión de salvar vidas.

En lenguaje coloquial se habla de autogoles o espionajes para calificar la astucia o ingenuidad de ciertos individuos, sin embargo, en una encrucijada de la que depende la existencia no pueden quedar cabos sueltos para que inconscientes funcionarios condenen a muchos por salvar a pocos.

Las teorías de liderazgo concluyen que el ejemplo, la motivación y la autodisciplina impactan más que la normatividad. No son líderes los que prescriben o cuidan que terceros hagan cosas sino aquellos que inspiran a otros a lograr metas. Éste liderazgo hace falta en quienes gestionan la pandemia. ¿Qué dicen con sus actos? ¿Qué intereses defienden? ¿Dan vidas o las quitan por sus ideales?

Más allá de los incumplimientos de leyes, de la ausencia de transparencia y acceso la información pública está la calidad de seres humanos, los valores que transmiten. Los de buenos rostros o de currículos abultados han demostrado incompetencia para llevar a los ecuatorianos al progreso.

Tal vez ni el actual ministro de salud, ni el presidente den los nombres de las personas que se vacunaron contra la Covid-19, será otra de sus reservas, en 50 años se sabrán las relaciones de amistad, compadrazgo o compromiso entre estos malos ciudadanos. Más cercano es construir, entre todos, la lista de auténticos ciudadanos que, a partir de su honestidad, guíen hacia un país mejor. La búsqueda de buenos ejemplos debe seguir, las personas capaces están en cada comunidad, en cada barrio, habrá que animarles a dar un paso adelante para que conduzcan a los demás.

Cite as

Suing, Abel. (2021, January 27). Una lista. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.4473121

Written by abelsuing

2021-01-27 a 11:54

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: