Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Alerta, la sinrazón busca imponerse

leave a comment »

Imagen tomada de https://www.planv.com.ec

Imagen tomada de https://www.planv.com.ec

Por: Abel SUING arsuing@utpl.edu.ec

Hace pocos días el periodista y líder en la defensa de los derechos de la comunicación César Ricaurte fue condenado a prisión por una contravención cuarta clase, estipulada en el artículo 396 del Código Integral Penal vigente en el Ecuador. Ricaurte refiere que el hecho nació del ejercicio de su libertad de expresión, cuando erogó un calificativo al político Jorge Jurado.

Varias personas lamentan lo ocurrido porque la violencia, la intolerancia y la anulación de la razón pueden imperar como mecanismos de resolución de las diferencias.

La labor de periodistas, como Ricaurte, es necesaria para el desarrollo, la paz y la justicia en un país que no avanza, que está endeudado, que ha hipotecado la producción futura de materias primas.

Los hechos que los comunicadores documentan y descubren a la opinión pública dan paso al aparato de justicia. A la fortaleza moral de la sociedad aportan los periodistas, y medios de comunicación que buscan la verdad y están en condiciones de mostrar sus hallazgos.

Una década después de continuos maltratos a los medios de comunicación de propiedad privada, de connivencia entre el gobierno de turno y la empresa de medios públicos, de sanciones dispuestas por una Superintendencia que quedó en deuda con la ciudadanía respecto al empoderamiento y la alfabetización de sus derechos y libertades de información, de relego de la distribución de frecuencias radioeléctricas, de rezagos en la transición hacia la comunicación digital, y un largo etcétera de carencias, de los ecuatorianos, en la sociedad del conocimiento han derivado en gritos ahogados, en desesperación, en la iracunda necesidad de manifestar los sentimientos de las mayorías.

El Ecuador pertenece a 17 millones de habitantes, todos tienen el deber y derecho de expresarse, de escuchar, de comprender, pero también de perdonar para enmendar y continuar. La violencia genera violencia, todos pierden, no hay vencedores, ganan la postración y el dolor.

El periodista Ricaurte ampara muchas causas y promueve la protección de colegas condenados a vivir en las sombras por sus opiniones, él veló porque un derecho humano sea garantizado por el Estado, su labor debe continuar, tal vez ahora le corresponde iniciar otra etapa para ir más allá, para consolidar las libertades en una sociedad que navega en un mar de datos y bulos, que lamentablemente llenan la Internet.

Es de esperar que los supuestos, víctima y victimario, sean capaces de hablarse y reconocer aciertos y virtudes, lo que ellos hagan será la mejor pedagogía para prevenir una catástrofe de insospechadas consecuencias.

Cite as

Suing, Abel. (2019, July 4). Alerta, la sinrazón busca imponerse. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3270854

Anuncios

Written by abelsuing

julio 4, 2019 a 2:59 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: