Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

¿El Cisne destino para expresar la fe?

leave a comment »

Imagen tomada de www.eluniverso.com

Imagen tomada de http://www.eluniverso.com

Los lamentables sucesos ocurridos el fin de semana en El Cisne, donde los católicos veneran la advocación de la Virgen María del mismo nombre, dejan preocupaciones y voces de alerta, pero a más de ubicar las causas y medidas de prevención tal vez es buen momento para evaluar, por un lado, las razones por las cuales el poblado mantiene una infraestructura básica, y por otro, las expresiones de religiosidad popular.

Quienes acuden al El Cisne, año a año, manifiestan que los servicios básicos, la señalización vehicular y un largo etcétera cambian muy poco. La cantidad de devotos, de romeriantes, se incrementa, pero la capacidad de acogida del lugar no evoluciona al mismo ritmo, allí ocurre un desequilibrio. ¿Por qué no están dispuestas las condiciones de recepción? ¿A quién le compete?

El entorno que rodea a la fiesta religiosa es comercial y turístico, sin embargo, parecería que hay pocos avances que potencien las industrias de servicios en apoyo a la tradición mariana. No será la primera vez que los temas de costos y facilidades para los peregrinos estén en discusión, pero persiste un statuo quo que limita a muchos en beneficio de pocos.

Las prácticas ancestrales cohabitan con expresiones populares que encierran misticismo, fe y humanismo. A El Cisne llegan miles de personas de todo el mundo para reafirmar sus valores, fortalecen decisiones y alcanzar el perdón, rodeados de otros en las mismas búsquedas. El Cisne, como otros sitios en América Latina, es un bastión católico, es un lugar en encuentro, de proximidad con Dios a través de María. Tal vez el amor filial hace que, pese a las dificultades, la concurrencia de devotos no disminuya, pero ¿Ocurrirá lo mismo con las futuras generaciones? Los jóvenes crecen en una sociedad global que les muestra otros espacios para expresar su espiritualidad, lugares preparados a atender nuevas necesidades y nuevas formas de comunicación.

Hay costumbres milenarias, lugares mundialmente conocidos para hacer procesiones, catedrales impresionantes, caminos hacia reposos y descansos por donde pasaron profetas y apóstoles que instalan mejores servicios, guías y seguridad que las hoy montadas en El Cisne. La fe tal vez no se pierda, pero su intensidad puede menguar.

Cuando una familia recibe invitados en su casa, procura atenderlos de la mejor forma, sabe que traen noticias y que han recorrido una distancia, lo mínimo es ofrecer un lugar para reposar y agua para la sed. ¿La sociedad lojana actúa como una familia con el visitante?

Los fallecidos el fin de semana son mártires de una forma de catolicismo que parece no tener cabida en el siglo XXI. Probablemente el bucólico poblado de El Cisne siga siendo un lugar de destino, pero llegará el momento en que los romeriantes cambien ante la ausencia de escenarios básicos de acogida. ¿Están preparados los lojanos y ecuatorianos para perder una señal de su identidad?

Anuncios

Written by abelsuing

agosto 13, 2018 a 8:29 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: