Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

“Al infinito y más allá”

leave a comment »

Mi hijo suele repetirme que debemos trabajar como Buzz, el personaje de Toy Story, porque así iremos al “infinito y más allá”. La película animada muestra la labor en equipo de un grupo de juguetes, juntos logran metas que individualmente no alcanzarían, sus perfiles no denotan capacidades extraordinarias, entre ellos están un señor “cara de papa” anciano, un dinosaurio temeroso, un cerdo alcancía, una muñeca delicada. La moraleja de la historia es reunir los talentos de todos para alcanzar grandes metas, tal vez ese es el “infinito y más allá “ en el que aspiran habitar.

Esta lección también está presente en la tradición católica, de la mayoría del pueblo ecuatoriano. La Biblia nos recuerda la labor de Jesús al conformar su grupo de discípulos, fueron personas sencillas, pescadores, un cobrador de impuestos e incluso un revolucionario. Con ellos fundó una Iglesia que perdura más de dos mil años.

La clave parece estar en mirar ideales, tener una visión de futuro y descubrir lo mejor en cada persona. Cada individuo guarda una riqueza que puesta en común se multiplica, lo que juntos alcancen será mucho mayor que la sumatoria de resultados individuales, además conllevan la virtud de vencer temores, juntos pueden descubrir nuevas fronteras, ir más allá de protocolos y límites del conocimiento.

En la relación empresarial, de academia y política es necesario considerar estos modelos de trabajo porque además logran beneficios para la colectividad, llegan incluso a que sus práctica se conviertan en nuevos paradigmas, en nuevas formas de vinculación y cambian la configuración social hacia una mejor equidad, es como educar con el ejemplo, una “buena práctica” que es adoptada por la comunidad a partir de reconocer sus beneficios.

Sería de mucha ayuda para todos adoptar estos ejemplos de vida, como Jesús o como nos muestra la remozada historia de los juguetes, a partir de los talentos individuales unir a equipos para ir hacia metas superiores, a más beneficios y mejores días, requerimos que los líderes nos ayuden a ver la virtud del “otro” y aprovechar la riqueza que tienen, de los contrario nos estaremos anclando, sería como llevar una carga que impide avanzar.

El “infinito y más allá” está en cada uno cuando une sus capacidades al otro. Sería de gran ayuda que nuestros líderes nos permitan encontrarnos, unirnos para llegar a un nuevo país, a lugares ahora desconocidos.

También están los ejemplos de Mandela o Gandhi que sobre las heridas de sus pueblos lograron fijar metas comunes, evitaron ahondar las diferencias, mostraron que en lugar de violencia debemos luchar por nuestros ideales, en lugar de quitar la vida ellos ofrendaron sus vidas tras grandes ideales. Todos somos necesarios para cambiar nuestra sociedad, deberíamos unir nuestras virtudes, nuestras capacidades, lo mejor de cada persona para llegar un Ecuador más humano.

Written by abelsuing

julio 2, 2015 a 4:27 pm

Publicado en 2015, Ecuador, Loja, Opinión

Tagged with

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: