Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Acuerdos mínimos

leave a comment »

Hay tareas pendientes para mejorar nuestro entorno, para alcanzar estándares de servicios, para incrementar la calidad de calidad de vida, que resulta una pérdida inmensa cada instante desperdiciado en discusiones estériles.

Digo estériles porque los fines que persiguen los políticos que nos gobiernan y la oposición son similares: Desarrollo, paz, equidad; lo que distancia son las formas, que deben ser distintas en razón de nuestra naturaleza humana.

Viendo en derredor parecería una ventaja que nuestro pueblo no haya vivido enfrentamientos fratricidas que devinieron en hambre, destrucción y muerte; sin embargo no hemos logrado acuerdos que nos permitan evitar el ruido y acordar acciones hacia el bien común.

Acuerdo mínimos son necesarios, acuerdos que incluyan los elementos plasmados en declaraciones internacionales de convivencia, la máxima de ellas «La Declaración Universal de los Derechos Humanos» en cuyo preámbulo dice que: «La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana».

¿Habrá acaso alguien que se oponga a la libertad, a la justicia, a la paz? ¿No pretendemos todos reconocer la dignidad de las personas?, pero falta mucho camino para hacer realidad estos postulados, incluso algunas decisiones de los países y sus gobiernos impiden concretar estos anhelos.

La reflexión que expongo pretender recordar que hacer más de 50 años, personas de todas las ideologías, vencedores y vencidos, ricos y pobres acordar principios mínimos que guían la gestión social y que pueden ser la base para la convivencia y el progreso de los pueblos.

Seguro que gobernantes, legisladores, empresarios, maestros y jóvenes buscan el bienestar y la reivindicación de sus causas, legitimas aspiraciones que no deberían significar la anulación del otro, porque somos complementarios.

Filósofos contemporáneos como Manuel Castells o políticos de izquierda así como sacerdotes católicos invitan a cumplir la Declaración de los Derechos Humanos que en sí mismo supone un acto revolucionario, una nueva manera de entender las relaciones sociales, políticas y económicas. Es decir, ya contamos con un marco de referencia, un estatuto de acuerdos mínimos para la vida en sociedad.

El reto es cumplir lo escrito, que no ocurra aquello de pensar que nuevas legislaciones son necesarias, tal vez la necesidad es comprendernos y actuar con tolerancia para ganar mejores posibilidad y emplear el espacio que compartimos que es el Ecuador.

Written by abelsuing

junio 19, 2015 a 2:15 pm

Publicado en Opinión

Tagged with , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: