Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Comunicación y hogar

leave a comment »

La realización de una fiesta no autorizada que presumiblemente irrespetó normas de protección a los jóvenes llamó la atención de la ciudadanía lojana por los riesgos y el comportamiento que supone.

A más de la reacción de las familias involucrados y la atención mediática lo ocurrido debería llevar a reflexionar sobre el espacio que dedicamos en el hogar para la  comunicación familiar. ¿Dialogamos entre padres, hijos, hermanos?

Además es oportuno evaluar si las tecnologías de información y comunicación fortalecen vínculos o nos separan, estamos más identificados con los hechos que ocurren a cientos de kilómetros que con las personas que están junto a nosotros.

La influencia de la tecnología en el hogar y sociedad es motivo de análisis, ante el desarrollo continuo de mecanismos que automatizan actividades y remplazan el esfuerzo de las personas buscamos que las innovaciones no nos deshumanicen.

Ante todo somos hombres y mujeres, integrantes de comunidades, sujetos de deberes y derechos que nos relacionamos, procuramos el bien para los nuestros y vamos tras la obtención de beneficios en relaciones justas. Las técnicas nos facilitan las tareas pero no reemplazan a las personas, detrás de todo acto hay una intención humana.

Sin embargo y debido a afán de conseguir «el máximo beneficio al mínimo esfuerzo» perdemos espacios de relación, las máquinas o ciertos protocolos estandarizados y homogéneos nos enfrentan a la «despersonalización», perdemos lazos entre integrantes de comunidades próximas como el hogar, el barrio, la ciudad.

Parecería que la tecnología de información está alejando y tal vez minando las bases del núcleo familiar que conocemos. Es imposible, e incluso contradictorio, parar el desarrollo informático pero también es urgente desarrollar relaciones familiares en nuevos entornos, en ambientes hiper-conectados por redes sociales y la Web 2.0

Es común escuchar reflexiones sobre las «nuevas» oficinas, escuelas y trabajos que cambian con las tecnologías, pero son pocas o casi nulas las convocatorias para prepararnos hacia la «familia 2.0» o el «hogar en Facebook o twitter».

Lo ocurrido en Loja además de las implicaciones legales deja la reflexión de vincular tecnologías de información con los hogares para que en el futuro no se pierda la esperanza de avanzar y fortalecer la vida en familia.

Written by abelsuing

enero 15, 2014 a 1:58 pm

Publicado en Opinión

Tagged with , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: