Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

«Democratización de la palabra». Propuesta para políticas de comunicación en el ámbito local

leave a comment »

El Prof. Luis Ramiro Beltrán en 1976 definió como política de comunicación al  «conjunto integrado, explícito y duradero de políticas parciales de comunicación armonizadas en un cuerpo coherente de principios y normas dirigidos a guiar la conducta de las instituciones especializadas en el manejo del proceso general de comunicación en un país» (Beltrán, 1976).

Las instituciones especializadas en el proceso de comunicación son en gran medida los medios privados de comunicación que, según el Prof. José Marques de Melo (2009), se orientan por «el principio de (…) actividad mercantil, cuyos canales venden productos y proporcionan ganancias». Sin embargo y más allá de la libertad de empresa que ejercen son esencialmente espacios para ejercer  la libertad de expresión, sobre todo cuando administran bienes públicos como en el caso de las frecuencias radioeléctricas, como señala la Constitución Política de Ecuador en su artículo 313.

Es decir, los medios de comunicación social cumplen una función de servicio, razón por la cual «el Estado se cuidó de preservar el control del proceso, interviniendo siempre que fuese necesario para corregir los desvíos y neutralizar las distorsiones» (Marques de Melo, 2009).

En el fomento de la comunicación los gobiernos tienen un rol de promoción a través de medidas administrativas como cuotas de importación de papel, subsidios para la compra de equipos o exenciones tributarias, pero con la «renta publicitaria» conocida como pautaje anuncios influyen de forma directa e inmediata en la operación de estaciones de televisión, radios, periódicos y  nuevos medios.

Para difundir sus mensajes las administraciones públicas cuentan con un presupuesto anual que les permite llegar a los ciudadanos por diferentes vías y asegurar la información pública. Pero no siempre las vías de difusión han sido utilizadas de forma plural, equitativa y técnica porque existen sesgos en las contrataciones.

Los recursos públicos deberían estar el servicio del bien común y su utilización responder a principios de eficiencia y rentabilidad social, por ello es de especial interés la propuesta de ordenanza municipal denominada «Democratización de la palabra» que según sus autores «regulará la contratación de espacios informativos institucionales en medios de comunicación social del cantón Loja».

El proyecto propone un análisis de las agendas informativas, de sintonía y técnico para difundir más y mejor la gestión municipal asignando de forma equitativa los recursos económicos. Además plantea la creación de la «Comisión de Acreditación y Valoración» conformada entre especialistas, funcionarios y ciudadanos para asignar la pauta publicitaria.

Esta iniciativa demanda ser estudiada por la colectividad, en especial por periodistas y administradores de medios de comunicación porque sería una experiencia aleccionadora en el marco de las políticas de comunicación ciudadana.

Bibliografía:

BELTRÁN, Luis Ramiro (1976): «Políticas nacionales de comunicación en América Latina: Los primeros pasos». Nueva Sociedad. Nº 25. Julio – Agosto. pp. 4 – 34, en http://www.nuso.org/upload/articulos/242_1.pdf  [fecha de consulta: 24 de enero de 2013]

MARQUES DE MELO, José. (2009). Pensamiento comunicacional latinoamericano. Sevilla: Comunicación Social.

Written by abelsuing

enero 24, 2013 a 10:47 am

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: