Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Las elecciones y la libertad de expresión

leave a comment »

Las dificultades para registrar a los movimientos políticos en el Consejo Nacional Electoral de Ecuador y las próximas elecciones presidenciales han despertado pasiones y controversias personales.

Frente a ello ¿Los medios de comunicación pueden cumplir su función de servicio público?  ¿Cómo construir y entregar elementos positivos si los actores políticos destruyen la comunicación?

Recordemos que comunicación es encuentro, escucha, diálogo y estar con el otro.  En esta línea todas las posibilidades para ejercer la libertad de expresión deben ser puestas al servicio de la comunidad.  Todo derecho tiene una contraparte de responsabilidad para valorar y hacer efectivas las capacidades de las personas. Sin embargo, cuando no tomamos conciencia de nuestra libertad y abusamos de ella damos paso a lo que periodista Rubén Darío Buitrón califica como “libertinaje de expresión”.

Los medios de comunicación son criticados, entre otras cosas, por la falta de calidad en sus contenidos y por no ponderar las manifestaciones de identidad. La sociedad busca que los medios garanticen la pluralidad en la administración de frecuencias y la edición de periódicos.

La libertad de expresión está señalada en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en nuestra Constitución.  Hay posiciones antagónicas frente a su ejercicio como sucede con el proyecto de Ley Orgánica de Comunicación que permiten ilustrar lo valiosa y necesaria que es para la vida democrática del país.

Parece que nos ocurre como en el tránsito de la adolescencia a vida adulta y debemos responder por nuestros actos.  Pedimos libertades pero debemos honrarlas y garantizar su ejercicio futuro.  No estamos exentos de deformar los conceptos y caer en situaciones que justifiquen una distribución inequitativa de frecuencias, condiciones o dividendos digitales a pretexto de no haber valorado la dimensión autentica de la libertad de expresión.

Es cierto que tenemos derecho a expresar libremente, sin restricciones, nuestro pensamiento pero debemos pensar en el otro. ¿Lo que dijo construye?  ¿Ayuda a los demás?  Pese a los rencores políticos ¿Estoy haciendo de los medios de comunicación cajas de resonancia de mis frustraciones o estoy aportando a una mejor sociedad?

Los ciudadanos y particularmente nuestros políticos tienen en este momento la delicada responsabilidad de demostrar el verdadero potencial de educación que tienen los medios, y estos deberían poner las condiciones para que la libertad de expresión sea un instrumento de servicio a los demás.

Las pasiones políticas ya se han despertado, apoyemos para que en los próximos seis meses vivamos un proceso electoral diferente.

Written by abelsuing

agosto 30, 2012 a 12:07 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: