Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Sobre comunicación y convergencia.

leave a comment »

En esta ocasión pretendo determinar la acepción, el espíritu de la comunicación para luego relacionarla con un acontecimiento nacional.

La comunicación es una cualidad elemental de la vinculación entre personas, “es un concepto que define uno de los modos universales de “estar con otro”, esencialmente a nivel antropológico”[1].  El acto de comunicar sucede en la relación reciproca entre personas.  Según el Diccionario de Análisis del Discurso[2] el término comunicación ha sido tomado del derivado latino “communicatio” que significa “puesta  en común, intercambio de palabras, acción de participar”, se introdujo en las lenguas romances en el sentido general de “manera de estar juntos”.  Las acepciones “puesta en común, intercambio, palabras, participar, relaciones sociales” aparecen en varias definiciones.

La comunicación brinda facilidades para estrechar relaciones, crea lazos psicológicos y sociales. En filosofía, antropología y sociología la comunicación es considerada como un proceso de construcción de relaciones sociales.

También debe entenderse que comunicación es mucho más que información.  La información es un agregado de datos que se emiten hacia un conjunto de receptores.  Comunicación es relación. Con la evolución de la electrónica, la informática y los medios digitales el sentido de la comunicación está en la convivencia y la manera de gestionar las discontinuidades.

La clásica idea de compartir valores nos lleva hacia la convivencia, vinculada a la necesidad de unir lógicas dispares.  La genética moderna del concepto comunicación resulta de la triple revolución de libertades: humanas, modelos democráticos y progresos técnicos.  Hablar de democracia, modernidad y comunicación significa, sobre todo, saber comunicar[3].

El año anterior fuimos testigos de la “primavera árabe”. Evento histórico que gracias a la comunicación permitió expresar las aspiraciones sociales y políticas de los habitantes de varios países del Oriente Medio y que nos dejó algunas claves de lo importante que es para los gobiernos dar cause a la opinión ciudadana.

En este punto, la conjunción de la necesidad humana de comunicar, la orientación juvenil hacia las nuevas tecnologías y el ejercicio de la liberad de expresión es en donde me permito hacer un aporte en el sentido de que siempre será mejor contar con varias opciones y contrastes para que la comunidad elija que contar solo con una versión de la realidad.

El último martes los diarios nacionales nos informaron que “la Asociación Mundial de Diarios y Editores de Noticias (WAN-IFRA) denunció … la rápida degradación de la situación de la libertad de la prensa en el Ecuador, donde detectó un creciente clima de polarización y hostilidad entre profesionales de los medios de comunicación y el Gobierno” [4].

Para algunos esta declaración ve una cara de los hechos:  La libertad de presa, sin manifestarse por la libertad de expresión.  Situación que es cierta pero que no deja de evidenciar un clima adverso. Una semana antes, otro medio de comunicación nacional hacia público el temor de Jefferson Pérez[5], líder deportivo ecuatoriano, respecto a la incubación de un potencial enfrentamiento entre ecuatorianos animados por las posiciones antagónicas del Gobierno, la oposición y otros actores.

Parece que debemos volver a los fundamentos de las ciencias para encontrar las motivaciones de cada vocación humana y potenciar las áreas de convergencia.  Hay muchos espacios que debemos rescatar así como el diálogo sincero y el verdadero sentido de la comunicación como lugar para la puesta en común de nuestras aspiraciones.  Cada iniciativa que las personas y las comunidades realizar tiene detrás un animo de beneficio mutuo.

El profesor brasileño José Marques de Melo exhorta a los comunicadores a no considerar este campo del conocimiento como su territorio exclusivo porque la naturaleza de los fenómenos comunicacionales son de interés de todas las disciplinas relacionadas con la sociedad y el comportamiento humano. Michéle Mattelart manifiesta la necesidad de entender la comunicación como un proceso de interacción en la que emisor y receptor ya no están ocupando dos polos opuestos en una línea de verticalidad.  Es una nueva manera de entender la recepción y al receptor reconociéndolo como sujeto.  Por lo tanto, en el horizonte hay muchas más oportunidades de trabajo en equipo que motivos para el enfrentamiento.


[1] López, Luis (2003): Comunicación y medios de información.  Bogotá: El Búho.

[2] Charaudeau, Patrick y Maingueneau, Dominique (2005): Diccionario de análisis del discurso.  Buenos Aires: Amorrortu.

[3] Kaufmann, Margarita (1995): “Comunicar en tiempos modernos: Implicancias para la formación del comunicador social”,  Diálogos de la comunicación, n.  41, pp.  1-10.

[4] Diarios del mundo denuncian la situación de la prensa. (2012, 24 de enero): Hoy, p.2.

[5] “Temo una guerra civil en Ecuador”. (2012, 16 de enero): Vanguardia, p.19.

Written by abelsuing

enero 25, 2012 a 6:21 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: