Gestión en comunicación: investigación aplicada, extensión y servicios.

Diario de campo.

Cultura de masas, publicidad.

leave a comment »

La comunicación ejercida dentro de las empresas tranza con el servicio de la información, se ubica en un mercado y esta sujeta a las leyes de oferta y demanda, trabaja además con dos tipos de públicos los anunciantes y sus propios consumidores (Godoy; 1999: 21), para los primeros se ofrecen los espacios de emisión y publicación en donde se anuncian bienes y servicios de terceros que satisfagan las necesidades de los consumidores, así se cerraría un circulo de financiación que permitiría mantener las empresas de comunicación y promover las industrias en tanto su desarrollo dependería de la investigación, innovación y apertura de mercados, sin embargo esto no sucede así ya que la publicidad sirve de herramienta de manipulación de los consumidores para crear expectativas y necesidades aparentes que llevan a consumir lo no imprescindible y desviar la utilización de recursos, genera además un lucro en quienes conducen estas políticas; según Raymond Williams se trata de un “sistema organizado de información y persuasión comerciales” (Williams, R., citado en Mattelart, A., y Neveu; 2002: 24), que para lograr sus fines trabaja una especie de “embrutecimiento” de la comunidad desde los medios de comunicación social, se privilegia el provecho económico (Mattelart, A., y Neveu; 2002: 27). El Prof. Dallas Smythe señala que el propósito de la publicidad es el de establecer en la conciencia del trabajador:

1. La existencia de un problema.

2. La existencia de un tipo de mercancías que solucionan eses problema, y

3. La motivación a comprar una marca de tal mercancía para “solucionar” dicho “problema” (Smythe; 1977: 86).

Se deduce que estamos sujetos a una frecuente presencia de mensajes que pueden llevarnos a tomar decisiones no racionales y a desviar nuestros presupuestos de gastos, pero además de la publicidad existen “la diferenciación del producto, la obsolescencia artificial, el cambio de modelos y todos los otros recursos del esfuerzo de ventas” (Smythe; 1977: 89), es decir hay una bien pensada estructura de crecimiento del industrialismo y del capital.

Bibliografía

  • Godoy, S. (1999). Gestión de radio y TV. Santiago. Ediciones Universidad Católica de Chile.
  • Mattelart, A., y Neveu, E. (2002). Los ‘cultural studies’. Hacia una domesticación del pensamiento salvaje. La Plata (Argentina): Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Universidad Nacional de La Plata, Ediciones de Periodismo y Comunicación.
  • Smythe, D. (1977). Communications: Blindspot Of Western Marxism. Canadian Journal of Political and Social Theory/Revue Canadienne de Théorie Politique et Sociale, 1(3). [Traducción : Las comunicaciones: ‘agujero negro’ del marxismo occidental, en Richeri, G., ‘La televisión, entre servicio público y negocio, Gustavo Gili, Barcelona, 1983].

Written by abelsuing

abril 20, 2008 a 11:26 pm

Publicado en Notas, Reporte, Varios

Tagged with , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: